Lindsay Lohan: una vida pasada de rosca

  • En 2007 cautivó a la prensa con su gusto por las fiestas salvajes y su paso por centros de dexintoxicación.
  • Dos años después afirma que ha "aprendido al lección".
Lindsay Lohan durante una premiere (KORPA).
Lindsay Lohan durante una premiere (KORPA).
KORPA

A simple vista, cuesta distinguirla entre esa marea de melenas doradas que enreda a Britney Spears con Sienna Miller , a Paris Hilton con su amiga del alma, Nicole Richie , y a las demás, con Mischa Barton – la que era amiga de Richie hasta que trató de quitar a ésta el novio -.

Pertenece como ellas a un grupo de artistas veinteañeras made in USA que se han ganado, con sus extensiones capilares, un rincón especial en las carpetas de los adolescentes, y con sus escándalos, el corazón de la prensa internacional; han compartido fiestas y rodajes, han dilapidado cantidades astronómicas en productos de belleza, se han alternado portadas y titulares, han sido víctimas de rumores que aseguraban que sufrían anorexia, han flirteado con muchachos parecidos –o con los mismos-, han puesto de moda una moda (bohemian chic), han bebido más de la cuenta, han consumido drogas más de la cuenta, han pasado –algunas- por centros de rehabilitación, o han tenido problemas con la policía.

Lindsay Lohan, Britney y Paris Hilton

Capitana de los ranking de belleza

De todas ellas, Lohan es la que posee una figura más perfecta y ha liderado numerosas ranking de belleza y sex appeal.

Sin embargo, su carrera musical, que consta de tres discos en el mercado, no ha tenido la misma proyección que la de Britney, a la que envidia porque Madonna la invitó a su tour y porque ha compartido escenario con Justin Timberlake.

Tampoco procede de una familia adinerada como la de Paris Hilton. Más bien al contrario: mientras los parientes de la heredera más célebre del mundo expandían su negocio hotelero allende los mares, los padres de Lindsay –una pareja de inmigrantes formada por un italiano y una irlandesa- cruzaban el charco y recorrían los casting de todo el el país con el fin de introducir a su hija, su única posesión, en el mundo del espectáculo.

Lindsay LohanNi tiene ya novios tatuados como Richie y Hilton. En su lugar, mantiene una relación –al menos hasta ahora, los rumores de ruptura son cada vez más fuertes- con una chica, la Dj Samantha Ronson. Con ella ha sido retratada haciendo la compra en el súper, de vacaciones en la playa, compartiendo besos y caladas de cigarro, paseando por las calles de Beverly Hills o asistiendo a terapia de pareja.

Y esto a pesar de que Lohan sostiene que no está del todo segura de sus preferencias sexuales, que de ningún modo es lesbiana, que a veces ha deseado casarse con Ronson, y que en todo caso es “bi” ( su padre asegura que su hija no es más que una hetero confundida por una mala influencia).

¿Arrepentida?

En febrero saldrá una entrevista a Lohan en la revista estadounidense Interview. En ella, como ya hicieron algunas de sus amigas del club de rubias, se arrepiente públicamente de sus errores pasado . "Hubiera alcanzado más metras si no hubiera sido tan estúpida" se recrimina a la vez que se exculpa de algunos de los episodios más vergonzosos de su pasado reciente arremetiendo contra los paparazzi que le hicieron "estampar el auto contra un árbol".

También arremete contra su propio padre y sus malos hábitos –por poco no coinciden en la misma clínica de desintoxicación- o con esa gente que disfruta construyendo una imagen de ella de chica mala "porque las niñas que se portan bien no venden".

Precisamente Chicas malas es la primera película por cuya interpretación Lindsay Lohan recabó buenas críticas. Y es que, aunque resulte curioso, son muchos los que opinan que, detrás de esa mirada retadora, se esconde una gran actriz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento