Dos familias españolas han sido ya evacuadas de Nueva Orleans y entregadas a una delegación diplomática de España sanas y salvas después de haber vivido una pesadilla en la ciudad norteamericana azotada por el huracán 'Katrina'.

"La gente está desesperada, durante días no ha habido orden, ni seguridad. La gente se siente engañada. Personalmente lo hemos pasado mal y ahora lo primero es descansar, una ducha y regresar", afirmó a EFE la diputada del PSC Lourdes Muñoz.

Efectivos de la Guardia Nacional entregaron esta madrugada en Baton Rouge (capital de Luisiana) a las autoridades españolas a las dos familias evacuadas: Lourdes Muñoz, su marido Jordi y su hijo Mar, de 10 años; y la familia formada por los funcionarios de la Generalitat de Cataluña Josep Fusté, Clara Díez y su hijo Aitor.

"Quedan más españoles en Nueva Orleans, entre ellos un sacerdote. Estamos tratando de averiguar dónde están para rescatarlos en los próximos días con la ayuda de la Guardia Nacional", explicó Félix Valdés, ministro consejero de la embajada de España en Washington.

Viaje a Texas, y de ahí a España

Las dos familias viajan ya en autobús hacia Texas, donde cogeran un avión que las llevará a España. En una entrevista telefónica, Lourdes Muñoz ha señalado que quedaron atrapados en Nueva Orleans al ser cancelado el vuelo de avión en el que tenían previsto regresar a España.

"Nos obligaron a trasladarnos al Centro de Convenciones. La policía avisó que los diques se iban a romper y que la ciudad quedaría inundada", dijo la diputada del PSC.

"Las condiciones en el centro de convenciones se han ido degradando poco a poco. Aquello estaba putrefacto, sin agua, sin luz, sin alimentos, sin seguridad y con pandillas acampando a sus anchas. Hemos vivido algo increíble. Toda una pesadilla de la que ya hemos salido", afirmó.

La diputada del PSC subrayó que además de las condiciones humanas del interior del recinto el gran problema ha sido la ausencia de policía para controlar la seguridad. "La gente está desesperada. Es una situación que se ha ido deteriorando y que hubiera estallado sin la presencia en los últimos días de la Guardia Nacional", añadió.

NOTICIAS RELACIONADAS: