La Fiscalía pide 5 años de prisión para un profesor de violín por abusar sexualmente de una alumna

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita 5 años de prisión, alejamiento, libertad vigilada e inhabilitación para ejercer como profesor de violín durante tres años para un docente acusado de abusar sexualmente de forma continuada de una alumna y de tratarla de forma degradante. El escrito de acusación provisional de la Fiscalía ya ha sido presentado en el Juzgado encargado del procedimiento, el Juzgado de Instrucción nº1 de Oviedo.
.
.
EUROPA PRESS - Archivo

El Ministerio Fiscal sostiene que, a lo largo de tres años, en concreto durante los cursos académicos 2015/16, 2016/17 y 2017/18, el acusado, aprovechándose de la autoridad que imponía sobre sus alumnos su condición de profesor de violín, así como de la diferencia de edad que tenía con su alumna, al tener el acusado 78 años y la víctima 20 (en el curso 2015/16), llevó a cabo las siguientes conductas: Durante el año 2015-2016, a partir de la tercera clase de violín, el acusado empezó a mostrar una actitud anormalmente cariñosa hacia la denunciante.

Así, bajo el pretexto de corregirle cualquier postura a la hora de tocar el violín, le palpaba innecesariamente y sin pedir ningún tipo de permiso la parte superior del pecho, le agarraba la cintura por detrás o le daba golpecitos tanto por la parte inferior del vientre como por la espalda cerca de los glúteos, manteniéndose en todo momento a una distancia muy próxima sin motivo aparente alguno.

También le contaba chistes inapropiados en los que no paraba de pronunciar la palabra "follar" mientras se reía y observaba a la mujer para ver cómo reaccionaba. En ocasiones, también se ponía frente a ella, abrazándola fuertemente mientras apoyaba su frente contra la de su alumna durante un rato, acercando su cara a la suya y besándola en los labios.

Así, a medida que fue avanzando el curso, las clases fueron tornándose cada vez más duras y el acusado gritaba e insultaba a la mujer con expresiones del tipo: "Eres una idiota, no vales para nada, eres tonta, cretina, retrasada mental, eres una mierda como persona".

Durante el curso 2016-17, el comportamiento del acusado continuó en idéntica línea, incluso recrudeciéndose, lo que llevó a que la denunciante sufriese varios ataques de ansiedad y tuviera que ser ingresada en el hospital, comenzando a provocar que descuidase sus estudios, que no quisiera de casa, que se alejara de sus amistades.

Así, el acusado, le dio collejas en la cabeza, le azotó en los dedos de la mano izquierda mientras tocaba con el arco del violín, le golpeó con saña con un anillo de oro de gran tamaño que llevaba puesto en su mano, le dio fuertes empujones con la intención de tirarle al suelo y, cuando se tambaleaba, aprovechaba para golpearle con el arco en la cabeza. De igual modo, le besaba en el cuello de forma denigrante y luego inspiraba oliéndola mientras se mantenía muy cerca de su alumna.

Como consecuencia de esta situación, la mujer, en noviembre de 2016 comenzó tratamiento psiquiátrico y tuvo que dejar de asistir a clase de violín, no repitiendo el año porque presentó todos sus informes médicos al director del centro de enseñanza, en Oviedo. La situación médica de la joven llegó a conocimiento del acusado, el cual, a partir de ese momento, contó a otros alumnos en el pasillo del centro de enseñanza la situación médica de la denunciante, mientras se reía y la llamaba loca, jactándose de que tenía que tomar pastillas.

Durante el último curso, 2017-18, el acusado continuó con la misma actitud respecto de la mujer y siguió contando a otros alumnos el tema de su medicación, llegando a decir a esta que, "si se drogaba, se lo podía contar porque ya sabía que estaba loca".

La joven decidió dejar definitivamente el violín, momento en que explotó y se lo contó todo a sus padres. Como consecuencia de estos hechos, la mujer ha necesitado tratamiento psicológico y psiquiátrico durante años. Ha sido diagnosticada de trastorno adaptativo ansioso-depresivo, con tratamiento farmacológico. La joven se mudó a otra comunidad autónoma para evitar cualquier tipo de contacto con el acusado y terminar su carrera de música.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos un delito continuado de abuso sexual del artículo 181.1 y 3 del Código Penal, en relación con el artículo 192 apartado 1 y 3 y 106 del mismo texto legal, puestos todos ellos en relación con el artículo 74 CP. Un delito de trato degradante del artículo 173.1 del Código Penal. Concurre para el delito de trato degradante la circunstancia agravante de abuso de superioridad.

Y solicita que se condene al acusado, por el primer delito, a 3 años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como las prohibiciones de aproximación a menos de 500 metros y comunicación por cualquier medio con la víctima durante 4 años, así como la pena de inhabilitación especial para ejercer como profesor de violín durante 3 años.

Una vez cumplida la pena privativa de libertad, se impondrá al acusado la pena de libertad vigilada con una duración de 5 años consistente en la prohibición de aproximarse a la víctima, o a aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal. La prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal. La obligación de participar en un programa de educación sexual.

Por el segundo delito, la pena de 2 años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como las prohibiciones de aproximación a menos de 500 metros y comunicación por cualquier medio con la víctima durante 3 años. Abono de costas procesales. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a la mujer con 6.000 euros, más los intereses legales correspondientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento