Soldados en Palestina
Soldados israelíes, en el puesto de control de entrada a la ciudad de Nablus, Palestina, en la mañana del 25 de diciembre. JOSÉ MARÍA MARTÍN

Las fuerzas israelíes actuarán para detener el lanzamiento de cohetes, ahora de mayor alcance, desde la Franja de Gaza. Al menos, así lo afirma la ministra de Exteriores, Tzipi Livni. El primer ministro en funciones, Ehud Olmert, también ha emitido un llamamiento de "último minuto" a los palestinos para que rechacen al gobierno de Hamás.

Olmert, con sus comentarios, deja entrever que Israel puede lanzar una ofensiva en Gaza, lo que podría agravar la ya trágica crisis humanitaria que vive esa zona de Oriente Próximo.

Amenaza de un cierre de fronteras

Ante la amenaza de un cierre inminente de las fronteras, la delegación española formada por prensa, artistas, políticos y ong's que se encuentra estos días en Palestina ha sido evacuada y escoltada hasta la salida de la conflictiva ciudad de Nablus, donde se encuentra el puesto de control -también conocido como ‘check-point'- israelí.

Precisamente, Nablus había vivido en la noche anterior, la del 24 de diciembre, una incursión del ejército judío en sus tierras, lo que provocó unos controles exhaustivos durante el día de Navidad. Y es que esta ciudad es conocida por contar con una fuerte resistencia.

"Hamás es el único culpable

Justo en el momento en el que se dio la señal de alarma desde el ministerio de Exteriores español para la evacuación de la delegación, varios periodistas visitaban uno de los campos de refugiados de la ciudad, el de Lakhar, pero tuvieron que interrumpirla para reunirse con el resto de un grupo formado por casi 200 personas y emprender la marcha hacia Belén, donde se encuentra el centro de operaciones.

"Nuestro deseo de vivir en paz no significa que vayamos a permitir que continúe el ataque. Israel hará todo lo necesario para proteger a sus ciudadanos", ha comentado Livni en El Cairo, donde se ha reunido con las autoridades egipcias mediadoras en la tregua de seis meses que acabó la semana pasada.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, por su parte, ha transmitido a la candidata a jefa del Ejecutivo por el partido Kadima, que Egipto espera una moderación por parte de Israel a la hora de hacer frente a los lanzamientos de cohetes, informa el diario Haaretz. A lo que la ministra ha respondido que Hamás, movimiento islámico que controla Gaza desde junio de 2007, es el único culpable de la situación de la población de este territorio.