dolores villarino
Dolores Villarino, parlamentaria socialista que será la primera mujer en presidir el Parlamento de Galicia (EFE) EFE

El portavoz del PP en el Parlamento de Galicia, Manuel Ruiz Rivas, ha denunciado que la presidenta de la Cámara autonómica, la socialista Dolores Villarino, llamó "pandilla de gilipollas"' al grupo de la oposición en el pleno del pasado 24 de noviembre, un nuevo "error de convivencia" por el que los populares exigen que pida perdón.

Ruiz Rivas ha hecho público un extracto de la grabación audiovisual de este pleno, en el que se debatían los presupuestos para el próximo año 2009, que deja constancia del insulto que Villarino profirió a los diputados del PP cuando éstos se pusieron en pie para aplaudir la intervención del líder del partido, Alberto Núñez Feijóo.

La presidenta de la Cámara ya comparó a los diputados del PP con "los golpistas del 23-F"

Entre el ruido de fondo y con los micrófonos de la presidenta aún abiertos, Villarino exclama "qué pandilla de gilipollas", en alusión a los parlamentarios de la oposición. El dirigente popular erigió este episodio en ejemplo de la actitud "habitual" de la presidenta del Parlamento gallego con el PP y, en este sentido, recordó que Villarino "empezó la legislatura" comparando a los populares con los "golpistas del 23-F", incidente que se produjo en noviembre de 2005 y por el que la oposición había abandonado el hemiciclo.

Mejor gilipollas que golpista

"Me siento más identificado con un gilipollas que con un golpista", bromeó Ruiz Rivas y, en la misma línea irónica, dijo sentirse "honrado" por haber subido "un peldaño más" y "ser sólo gilipollas". En cualquier caso, reivindicó la necesidad de que Villarino se disculpe por este episodio y se comprometa a retirar estas palabras de su vocabulario "al menos hasta que termine su actual mandato".

También le demandó que pida perdón por el "acoso" al que sometió a los diputados del PP durante toda la legislatura. Entre otros ejemplos, aseguró que en el último pleno de la legislatura Villarino advirtió al diputado popular Jaime Castiñeira que le iba a "dar unas leches" sin que el micrófono lo captase.

Ruiz Rivas atribuyó esta "estrategia" al intento del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, de "ningunear" y "asoballar" al partido mayoritario de la Cámara autonómica.