La crisis económica, al igual que al consumidor, continúa azotando a las empresas de la provincia de Pontevedra. La dificultad para obtener liquidez de los bancos y el descenso del consumo han provocado que el número de entidades que han iniciado un concurso de acreedores -antigua suspensión de pagos- se haya triplicado con respecto a los datos de 2007.

Según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), entre los meses de enero y septiembre de este año se han declarado en quiebra 77 compañías en la provincia de Pontevedra, frente a las 26 que vivieron esta situación en el mismo periodo de 2007.

Los procesos concursales se inician cuando las empresas no pueden pagar a sus proveedores. Dentro de este sistema hay dos opciones:que sean los propios responsables de la compañía los que comiencen los trámites para declarar la suspensión de pagos, o bien que le insten a hacerlo los acreedores de la firma.

En el marco de la primera opción (denominada concurso voluntario) hay un total de 70 entidades, mientras que sólo siete inciaron el proceso porque les obligaron sus deudores (concurso necesario).

El futuro

Según la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), el futuro depende de la apuesta por sectores de gran importancia en esta zona. «Se deberían potenciar el sector naval, el pesquero, el granito y la automoción», asegura José Manuel Fernández Alvariño, el presidente de la CEP.

Para ello la patronal reclama la creación de más suelo industrial con el fin de que las empresas se instalen tanto en terrenos de Vigo como en los de su área de influencia. «Hay empresas que se deslocalizan para ahorrar costes y aquí tenemos una gran capacidad de acogida para estas sociedades, por eso hacen falta espacios para su ubicación», afirma Alvariño.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO