Los agentes que trabajan en la seguridad privada en Catalunya se han disparado un 23% en los últimos 12 meses. En este intervalo se ha pasado de 8.500 trabajadores a 10.433, por la crisis. Por cada cuatro agentes que hay en Catalunya, tres son policías y uno agente de la privada.

"Parte de la gente que se ha quedado en paro ve una alternativa en la seguridad privada", explica Yolanda García, secretaria del sector de UGT Catalunya. "Ahora ha regresado personal que trabajó antes y ahora no tiene empleo. Pueden hacerlo tras un cursillo de reciclaje de 20 horas", sigue.

"Otros proceden de otras ramas, como la construcción o el transporte. Para obtener el título de vigilante deben superar otro curso de 180 horas durante tres meses", indica García.

Menos que en Madrid

"Había muchísima demanda", afirma. Ahora "faltan unos 3.500 agentes en Catalunya", comenta García.

De todos modos, este crecimiento en la seguridad privada no se ha visto acompañado de un expansión de la demanda por parte de empresas. De hecho, se ha estancado, según UGT y la Asociación de Compañías Privadas de Seguridad (Aproser). Ahora se cubren puestos pendientes y algunos profesionales hacen muchas menos horas extraordinarias. 

Pese a la subida, en Catalunya aún no pasa como en Madrid, donde hay más agentes privados que policías. Aquí, frente a la privada (10.433 empleados), Mossos, Urbanos, Policía Nacional y Guardia Civil suman unos 32.000 agentes, según Interior.