El efecto del aluvión de obras realizadas en los últimos años en el Casco Histórico empieza a ser visible. La población de esta zona ha empezado a afianzarse tras más de 70 años de pérdidas y, lo que es más importante, ha empezado a crecer ligeramente.

De los 75.000 habitantes del primer tercio del siglo pasado se pasó a los 35.000 de la década de los 70, según fuentes municipales. A partir de esta fecha la población permaneció estancada, algo que cambió a principios de siglo tras las políticas urbanísticas y planes de rehabilitación integral.

En 2004, el Ayuntamiento censó a más de 38.000 personas en esta zona

Así, en 2004 el Ayuntamiento censó a más de 38.000 personas en esta zona, una cifra que se mantiene hasta la actualidad. Esto es lo que dicen los datos. Y esto es lo que corroboran los comerciantes y asociaciones vecinos de la zona.

El presidente los comerciantes del Casco, Enrique Granados, señala a 20 minutos que «donde antes vivían dos familias, en casas muy grandes, hoy se han hecho obras y se han creado bloques donde viven hasta ocho», a lo que añade que «realmente, el casco se está repoblando pero quedan muchas casas vacías y abandonadas aún».

Por su parte, el presidente de la plataforma vecinal Ajerquía Norte, que aglutina a los colectivos vecinales de los barrios del Casco Histórico y sus alrededores, Enrique Carmona, señala que «obviamente, todo influye, y las obras que se han realizado hasta ahora han tenido su efecto».

Aún así, el representante vecinal indica que la parte que gana habitantes es la de la Zona Patrimonio de la Humanidad, la más cercana a la Mezquita, ya que en la zona de Ajerquía Norte «es donde se está perdiendo población y cerrando negocios».

De igual modo, Carmona insta a las administraciones a que agilicen el resto de programas urbanísticos previstos para que «cuando digan de actuar no sea demasiado tarde».

Uno de los frenos de la regeneración del casco antiguo es el envejecimiento

Actualmente, uno de los frenos de la regeneración del casco antiguo es el envejecimiento de la población (casi el 40% de los residentes tiene más de 60 años), y la falta de atractivos para captar a los jóvenes.

«Hacen falta aparcamientos si queremos que los jóvenes vengan a vivir aquí», señala Granados, quien indica que, por las características de las viviendas de esta zona, la gran mayoría no dispone de cocheras.

En esta línea, los vecinos recuerdan que Vimcorsa ya tiene en proyecto dos aparcamientos: en las calles María Auxiliadora y Abejar, que se sumarán a otros más dentro de las distintas actuaciones que se ejecutarán con cargo a los fondos del Área de Rehabilitación Concertada Ajerquía Norte.

Un centro cívico en San Agustín

Dentro de las obras para revitalizar el Casco Histórico y la zona de Ajerquía Norte destacan las de equipamientos públicos para dar servicio a la población cada vez más numerosa.

Entre estos destaca el centro cívico que se construirá en la plaza de San Agustín, que será sufragado por Junta y Ayuntamiento. Otra actuación que hará más atractiva esta parte de la capital es la reurbanización de la Ronda del Marrubial, que tendrá más zonas verdes y donde se está estudiando hacer un parking subterráneo.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA