El brusco descenso del precio del petróleo ha hecho que la tasa de inflación interanual de noviembre se reduzca en España 1,2 puntos hasta el 2,4%, la más baja de desde agosto de 2007, según ha confirmado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta tasa obligará al Gobierno a destinar 624 millones de euros para compensar a los pensionistas por su pérdida de poder adquisitivo, dado que el dato del IPC de este mes es el que se utiliza para actualizar las pensiones y fijar la paga que recibirán el año que viene.

En lo que va de año la inflación media se sitúa en un 4,2%, muy lejos del 2,4% que se tomará de referencia
La cifra supone 2.497 millones menos que los que tuvo que desembolsar en enero pasado , ya que
el IPC se disparó en noviembre de 2007 y se situó en el 4,1%.

No obstante, las previsiones del Gobierno era que la inflación se situase el mes pasado en el 2%, por lo que el dato final del 2,4% obligará a la Seguridad Social a pagar 104 millones más de lo previsto para compensar a los pensionistas.

Menos poder adquisitivo

Sin embargo, y pese a las compensaciones, el buen dato de la inflación jugará en contra del poder adquisitivo de los jubilados, puesto que en lo que va de año, la inflación media se sitúa en un 4,2%, muy lejos del 2,4% que se tomará de referencia. No hay que olvidar que en verano los precios llegaron a crecer más de un 5%.

Así, la pensión media del sistema se situará en 741,62 euros al mes en 2009, según el Ministerio de Trabajo e Inmigración, frente a los 705,75 euros de este año. El incremento afecta a 8,5 millones de pensiones contributivas, a 452.208 pensiones no contributivas y a 156.624 prestaciones por hijo a cargo con minusvalía.