El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla (i), y el vicepresidente, Josep Lluis Carod Rovira (2ºi), junto a la directorea de cine Isabel Coixet y el actor Sergi López.
El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla (i), y el vicepresidente, Josep Lluis Carod Rovira (2ºi), junto a la directorea de cine Isabel Coixet y el actor Sergi López. EFE
Los dirigentes catalanes José Montilla, Josep Lluís Carod-Rovira y Josep Huguet se han convertido, bajo una intensa lluvia, en extras ocasionales de la película que la directora catalana
Isabel Coixet está rodando estos días en Tokio.

La película, que narra la vida de un catalán en Tokio, terminará de rodarse a mediados de enero
En el barrio de Asakusa y al pie de los raíles de una cámara móvil, Coixet y al actor catalán Sergi López han recibido entre paraguas la visita del presidente catalán, del vicepresidente y del conseller de Innovación, al que se ha sumado también el embajador español en Japón, Miguel Ángel Carriedo Pompín.

Coixet y López han invitado a una cerveza japonesa en el pequeño y típico restaurante japonés de barrio, en el que una veintena de los verdaderos extras de la películas, todos japoneses, esperaban a que acabase la visita institucional para poder seguir con el rodaje.

Al final también se ha añadido la joven actriz japonesa Rinko Kikuchi, que fue nominada al Oscar por su papel en Babel.

Isabel Coixet ha comenzado en la capital japonesa el rodaje de su nueva película, Mapa de los sonidos de Tokio, un largometraje producción de Mediapro y Versátil Cinema que se rodará a lo largo de seis semanas entre Japón y algunas localizaciones de Barcelona, en donde finalizará el rodaje a mediados de enero.

Montilla se ha interesado por el argumento de la película, en la que Sergi López protagoniza el papel de un catalán afincado en Tokio, en donde tiene una tienda de licores y, de forma inesperada, se le suicida su mujer, una tragedia de la que le culpa su suegro, que contrata a Rinko Kikuchi para que le asesine como venganza.

Coixet también se ha interesado por la "misión imposible" con que ha definido la tarea del presidente catalán en Japón, es decir, intentar retener las inversiones japonesas en Cataluña.

Por su parte, el actor Sergi López bromeaba con el embajador español, que se ha ofrecido a colaborar con los cineastas catalanes si éstos tuviesen alguna necesidad: "Espero no tener que llamarle ningún día... porque sería mala noticia".