Ocho falsos mitos sobre los cuidados del cabello

  • Ni el vinagre ni lavar el cabello con agua fría hará que el cabello esté más brillante. 
  • Es falso que si te arrancas una cana, saldrán más, pues en cada folículo sólo puede salir un pelo. 
Dejar secar el cabello al aire es peor que si lo secamos con un secador.
Dejar secar el cabello al aire es peor que si lo secamos con un secador.
Jo_Johnston / Pixabay

¿Cuántas veces has escuchado cosas como que es malo secarse el pelo con el secador, que el vinagre le da brillo o que hay que aclararlo con agua fría? Y es que son muchos los mitos y medias verdades que giran en torno a cuidado del cabello. El doctor Pastor Espinoza, médico de Insparya Madrid, nos ayuda a resolver algunos de ellos.

1. Es mejor secar el pelo al aire que con secador.

Puesto que el calor en exceso puede resecar el cabello, se ha extendido el mito de que secarlo al aire, sobre todo en verano que se seca más rápido, es mejor para el pelo que usar el secador. Sin embargo, el doctor Pastor Espinoza, asegura que es precisamente lo contrario, “estudios han demostrado que dejar secar el pelo al aire hace que la humedad dañe la membrana celular del cabello. De esta forma nuestro pelo pierde fuerza, elasticidad y cohesión. Para secar el cabello lo ideal es hacerlo con un secador a 15 cm, de la cabeza con una exposición no demasiado prolongada y sin calor”, asegura.

2. No es bueno lavarse el cabello todos los días.

No sólo no es dañino ni provoca que el cabello se caiga más, sino que, en el caso de tener el cabello graso, puede ser incluso beneficioso, “ya que el sebo puede obstruir el poro y fomentar la caída del folículo. Hay que tener en cuenta que el pelo que se cae durante el lavado suele ser el cabello muerto, es decir, el cabello que debe caerse en el día”, aclara. Además, hoy día existen champús suaves y muy nutritivos que no resecarán el cabello, aunque los usemos a diario.

3. Es mejor no usar el mismo champú siempre porque el pelo se acostumbra.

Esta afirmación no tiene ninguna base científica, por lo que, si notas que tu champú de siempre no funciona, es probable que lo que haya cambiado es lo que necesita tu cabello. Puede estar más seco o más graso por muchos motivos (el sol, un ambiente más reseco, motivos hormonales) o que estés más estresado y eso afecte al cabello. Además, si algo te funciona, ¿por qué cambiarlo?

4. Cuantos más frotes y más espuma, mejor.

Ni frotar más el pelo ni hacer más espuma cuando lo lavas significa que tu pelo quedara más limpio y brillante. Es más, manipularlo mucho puede ser, según Pastor Espinoza, incluso contraproducente, “generalmente, se considera que es necesario frotar con intensidad el cabello para acabar con toda la suciedad. Sin embargo, el hecho de frotar puede provocar que se activen las glándulas sebáceas, causantes de la grasa. Para conseguir un lavado del cabello efectivo es suficiente con masajear pelo y cuero cabelludo, sin necesidad de realizar mucha presión”.

5. Si te rapas, el pelo sale más fuerte.

Este mito está muy extendido y se relaciona sobre todo con el cabello de los recién nacidos y los bebés. Sin embargo, no tiene ninguna base científica, ni en bebés ni en adultos, “el diámetro del pelo es más grueso cuanto más cerca del cuero cabelludo se encuentra, y en las puntas su diámetro se reduce. Por este motivo al rasurarse el pelo da un efecto óptico que da la sensación de mayor densidad”. Tampoco es cierto que crezca más rápido cuando lo cortas, sino que, al eliminar las puntas abiertas -que tienen a partirse-, estas ya no se romperán y el cabello ganará en longitud, pero no crece más deprisa.

6. Si te arrancas una cana, te salen muchas más.

Es uno de los mitos más extendidos y uno de los más absurdos porque, de cada folículo, solo puede salir un pelo y, por más que lo arranques, seguirá saliendo solo un pelo. Cuando la cana arrancada salga de nuevo -unos meses después-, es normal que tengamos más canas, pues, a medida que pasa el tiempo, nos salen más canas, nos las arranquemos o no.

7. Aclarar el pelo con agua y vinagre leda brillo.

No hay ninguna videncia de que el vinagre sea bueno para el cabello, y mucho menos de que le dé brillo. Lo que sí se sabe es que hacerlo “puede aumentar el riesgo de infecciones en el cuero cabelludo, por lo que la mejor práctica para lavar el cabello es utilizar un champú adecuado a las necesidades, dependiendo si es seco, graso, más débil, etc.”, afirma doctor Pastor Espinoza. Tampoco brilla más si lo lavas con agua fría, sino que es el agua caliente la que hace “el cuero cabelludo se irrite y disuelvan los lípidos que recubren las cutículas, haciendo que el pelo quede más áspero y mate, lo que no sucede con el agua fría. Pero también hay que tener en cuenta que es menos efectiva que el agua tibia a la hora de eliminar la grasa”.

8. Si tienes muchas canas, no te quedas calvo.

Puede parecer un consuelo para las personas que canean, especialmente los hombres, pero lo cierto es que no tiene base científica que lo corrobore. El cabello, ya sea cano o de su color original, sigue su proceso de regeneración. Este proceso puede implicar, si tus genes así lo indican, que se caiga de manera prematura. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento