Salut presenta un plan contra la Covid-19 con 5 niveles de control basados en 10 indicadores epidemiológicos

  • El objetivo es disminuir la transmisión del virus y romper las cadenas de contagio, cuidando al mismo tiempo de la recuperación de las dinámicas económicas y sociales del país con diferentes medidas en función de cada nivel
5 niveles de control epidemiológico en Catalunya
Determinarán las diferentes realidades territoriales de la pandemia.
Generalitat de Catalunya

El Departament de Salut ha elaborado un Plan de control de la transmisión de la Covidi-19 en Cataluña con el objetivo principal de disminuir la transmisión del virus y romper las cadenas de contagio, pero al mismo tiempo, teniendo el máximo respeto a la recuperación de las dinámicas del país. Para ello, se presenta un documento basado en 10 indicadores epidemiológicos, de diagnóstico y seguimiento de contagios, y de presión asistencial, que establecen 5 niveles con diferentes medidas a seguir.

Equilibrio entre salud y actividad

El plan también vela por garantizar un equilibrio entre el control de la curva epidémica y la vitalidad del país, ya que se estima que la salud prevalece pero la economía también es fuente de buena salud. Así, la etapa de reanudación debe caracterizarse por la búsqueda dinámica de un equilibrio entre la vitalidad de los diferentes sectores, sociales, económicos y culturales de nuestro país y el control de la epidemia, teniendo en cuenta que sea lo más ajustada posible a las realidades territoriales.

La filosofía del documento parte de un contexto en el que no existe una vacuna o tratamientos farmacológicos eficaces, y por tanto, se ha de establecer una estrategia de control de la transmisión de aproximadamente 2 años. Esta situación requiere un grado elevado y prolongado de coordinación e implicación de todos los agentes políticos, sanitarios, científicos, sociales y económicos implicados, incluida la ciudadanía.

Indicadores principales

El funcionamiento del plan se basa en el seguimiento de 10 indicadores principales que permiten una fotografía detallada de la realidad epidémica en Cataluña. Los hay de tres tipos: indicadores de vigilancia epidemiológica, como la incidencia acumulada a 7 y 14 días por 100.000 habitantes, la tasa de reproducción efectiva o la tendencia del riesgo de rebrote; indicadores de diagnóstico y seguimiento de contagios, como la tasa de PCR realizadas o el número de contactos identificados por cada nuevo caso; y por último, indicadores de presión asistencial, como los casos atendidos en atención primaria, el ritmo de hospitalizaciones y el de ingresos en las UCI.

Indicadores principales del plan contra la Covid-19 en Catalunya
Indicadores principales del plan contra la Covid-19 en Catalunya.
Generalitat de Catalunya

Del seguimiento de estos indicadores se determina el nivel de control epidemiológico. Por este motivo, estos niveles no son estáticos y se moverán en función del resultado de monitorear estos 10 indicadores. Por tanto, podrá haber diferentes niveles en el país en el mismo momento, según la situación epidemiológica, y además, se podrán definir diferentes niveles territoriales que se revisarán periódicamente.

Instrumentos concretos de actuación

El plan cuenta con instrumentos concretos de actuación que van desde la promoción de medidas de protección individual y colectivas de convivencia que reducen la interacción social para frenar los contagios, hasta el incremento de la capacidad asistencial. En este último sentido, el plan incluye 930 camas de críticos basales en el sistema público con capacidad para ampliarse hasta 2.023 camas en caso de requerirse. También hay 720 respiradores invasivos de reserva estratégica.

El documento parte de un contexto en el que no existe una vacuna o fármacos eficaces, y por tanto, se ha de establecer un control de aproximadamente 2 años

En el ámbito del diagnóstico precoz y la trazabilidad de contagios, se han contratado 568 gestores Covid para detectar contagios y cortar cadenas de transmisión. El plan contempla más de 928 profesionales dedicados al rastreo, escalables hasta los 2.000 dependiendo de la situación epidemiológica del país. También se ampliarán los denominados centros centinela y el sistema de vigilancia microbiológica del SARS-CoV-2 en la ciudad de Barcelona, que permite conocer los niveles de circulación del virus en la población, su virulencia, la resistencia a los antivirales y la variabilidad genética.

Desde el pasado 11 de mayo, se han hecho en Cataluña más de 500.000 pruebas PCR, y en las dos últimas semanas se ha pasado de hacer 42.000 a hacer 72.000 semanales. Respecto a la protección de los profesionales de los ámbitos de salud y social, se dispone ya de un stock estable de material de protección individual, EPI, por 4 meses, que incluye 38 millones de mascarillas quirúrgicas, 7 millones de mascarillas FFP2 / FFP3, 6,4 millones de batas y 60 millones de guantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento