Ni Fortuna ni (en su versión moderna) Trichet, el presidente del Banco Central Europeo. Quien quiera comprarse un piso al precio de unos pantalones deberá encomendarse al último invento de unos promotores para deshacerse de 31 pisos que no pueden vender.

Los ganadores recibirán el piso con el IVA, el notario y los registros abonados

Emitirán 7.000 papeletas por piso a 50 euros, según han informado a 20 minutos. En un sorteo ante notario se adjudicará el ganador, que se quedará el piso por 50 euros, como el Gordo de Navidad.

La iniciativa parte del Grupo de Empresas Rob y las condiciones están registradas por un notario. Los pisos se ubican en los números 59 y 61 de la calle Sant Carles de Santa Coloma.

Concursantes y clientes

Para que el sorteo sea legal, en Catalunya se obliga a que haya clientes. Por eso, al pagar los 50€, el concursante-cliente recibe el boleto del sorteo y una placa de calefacción, como si la hubiera adquirido. Mañana comenzarán a venderse las participaciones.

El sorteo se hará en menos de tres meses. Deberán adjudicarse al menos 6.500 acciones. Si no se llega, se devolverá el dinero. Los afortunados recibirán el piso con el IVA, el notario y los registros abonados. Las viviendas son de 50 a 90 m2. Ayer se ofrecían en la web de la empresa a partir de 240.000€ .

Haciendo cuentas, si venden todas las participaciones recaudarían 350.000€ por cada uno.