Un niño observa los pepinos de Torrenueva.
Un niño observa los pepinos de Torrenueva. ARCHIVO

Cuando los negocios van regular a veces un simple cambio en la forma de ofrecer el producto puede resultar todo un éxito.

Esto es lo que les ha pasado a Antonio y Francisco Escobar (padre e hijo), que tras llevar cerca de una década plantando pepinos, se han cansado "de que nos paguen menos de 30 céntimos el kilo y después se vendan en las tiendas a 1,50", afirma Antonio , uno de los inventores del pepino con forma de corazón en Granada.

En Japón encontramos una manera diferente de cultivar hortalizas y frutas

Padre e hijo decidieron hace unos meses que la situación era insostenible, "así que nos pusimos a buscar qué se hace en otros países y encontramos en Japón una manera diferente de cultivar hortalizas y frutas. Allí hay gente especializada en sandias cuadradas, calabazas con forma de Mickey Mouse... y nos decidimos por los pepinos con forma de corazón".

La primera cosecha de esta singular hortaliza ya se ha recogido y los agricultores se han puesto en contacto con varios restaurantes para ofrecer sus producto.

"Los niños están encantados y no ponen pegas para comérsela", advierte Antonio.

El precio de mercado, anuncia el agricultor, será más económico "porque es un pepino más pequeño al habitual, al tener más fibra y menos agua".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA