La economía española registró en el tercer trimestre del año una caída del 0,2%, su primer retroceso en quince años, según confirmó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).


El crecimiento interanual de la economía entre julio y septiembre fue de sólo el 0,9%, la mitad del registrado en el segundo trimestre.

Según el INE este dato demuestra que la economía española sigue mostrando un "perfil desacelerado", que se prolonga por sexto trimestre consecutivo, debido a una menor contribución al crecimiento de la demanda interna -consumo e inversión- que se ha visto compensada en parte por la aportación positiva del sector exterior.

El dato publicado hoy coincide con las estimaciones hechas en su último boletín económico por el Banco de España, que señala que esta caída no sólo se ha debido a la fuerte moderación de la demanda interna, sino que también ha sido clave la persistencia de la inestabilidad en los mercados financieros.