Sita Murt, en su nueva tienda de A Coruña
Sita Murt, en su nueva tienda de A Coruña. MONCHO FUENTES

Sita Murt es la diseñadora del punto. Su relación con la moda se inició en una fábrica de jerséis y ahora, décadas después, viste de arriba abajo a la mujer trabajadora, que, dice, debe evitar la dictadura de las tendencias e imponer su propio criterio para que la moda esté «a su servicio y no al revés». Ayer inauguró en A Coruña su tienda número 19.

¿Qué cabida tiene una diseñadora de pasarela en la cuna del imperio Inditex?

Los precios de Zara son inalcanzables para muchos. Pero nosotros, sin ser muy caros, miramos mucho la calidad y el diseño.

¿A qué tipo de mujer va dirigida su nueva colección?

A una mujer de veinte para arriba y una mujer más mayor pero con espíritu joven. Siempre cuido muchísimo el cuerpo de la mujer, para que cuando vea una prenda no sólo se enamore de ella, sino que se sienta bien con ella, cómoda.

Hay quien calificó esta colección de aventurera.

Sí, porque es para una mujer aventurera, pero esto abarca muchas cosas. Una mujer aventurera es una mujer que trabaja, que eso ya es una aventura, una mujer que viaja, una mujer que tiene que llevar los niños a la escuela. Es una mujer que se mueve y a esa mujer se le exige muchísimo, por lo que la moda tiene que estar a su servicio, no al revés. Por eso, queremos que la ropa sea fácil, que nos ayude, no que nos ponga la zancadilla.

Sin embargo, la comodidad no parecer determinar lo que se ponen las mujeres, sino lo que está de moda.

Sí, es cierto que pasa mucho eso. Y la mujer no tiene que ir a la moda, sino tener cierto criterio para saber lo que le gusta dentro de la moda.

¿Dónde encuentra la inspiración?

En los viajes. Soy una mujer viajera, me encanta observar a la gente, mirar cómo viste, irme empapando de las cosas. Y, además, la inspiración siempre me pilla trabajando.

¿La calle también inspira?

También. Estoy seguirísima de que sí. Cada ciudad tiene su estilo, su manera de andar, de moverse. Yo miro y escucho, me encanta, y no es cosa de cotillear, sino de saber cómo es la gente.

Pero parece que ya no queda mucho por inventar en la moda, que todo se repite.

Sí, eso suele decirse, pero yo siempre pienso que hay cosas nuevas por hacer, sólo hay que ponerse a pensar, usar la cabeza.

¿Qué consejo le daría a los jóvenes diseñadores?
Lo que les puedo decir es que no tiren la toalla, que es un mundo muy difícil, que nadie te regala nada, pero que no se rindan, que trabajen, trabajen, trabajen.

Historia de una veterana

Carmencita 'Sita' Murt nació en Igualada (Barcelona) en 1946, pero no fue hasta el 89 cuando presentó su primera colección como diseñadora. Fue en la Pasarela Gaudí. Murt entró en el mundo de la moda de la mano de su marido, Antonio Esteve, prematuramente fallecido en 1984. Viuda a los 38 años y con cuatro hijos, heredó la fábrica textil de la familia Esteve, que se dedicaba principalmente a hacer jerséis, y se hizo cargo de ella.

"Me puse de gerente y no me gustaba nada, pero lo tuve que hacer y lo hice", recuerda e insiste en que los comienzos no fueron nada fáciles: "Lo pasé muy mal, pero soy muy tozuda". Tras garantizar la continuidad de la empresa, comenzó a diseñar. En estos 19 años ha creado ya numerosas colecciones, cuenta con 19 tiendas propias y 1.700 puntos de venta repartidos por todo el mundo y ha dejado atrás el apellido Esteve para firmar con sus nombres. Sus cuatro hijos trabajan con ella.