Truman, Nixon y Bush
De izquierda a derecha, los dos presidentes más impopulares hasta ahora, Harry S. Truman y Richard Nixon, y George W. Bush ARCHIVO

El presidente de EE UU, George W. Bush, abandonará el próximo 20 de enero la Casa Blanca con los niveles de impopularidad más altos de la historia moderna de este país, superando así al récord de Harry Truman, según un sondeo de la CNN.

La encuesta se publicó el mismo día en que Bush se reunió con el presidente electo, Barack Obama, en la Casa Blanca como parte del ritual de transferencia de poder.

El sondeo indica que el 76% de los estadounidenses desaprueba la gestión de Bush al frente del puesto más poderoso del mundo, lo que supone el peor dato en más de cinco décadas.

Sólo Harry Truman, el titular del anterior récord, logró acercarse a la impopularidad de Bush, si bien incluso él, con el 67% en 1952, su último año en la Casa Blanca, se quedó lejos de los niveles alcanzados por el actual presidente de EE UU.

Es la primera vez que los niveles de impopularidad de un presidente superan el límite del 70%

"Ningún presidente ha alcanzado una tasa de desaprobación más alta en una encuesta de CNN o Gallup. De hecho, es la primera vez que los niveles de impopularidad de un presidente superan el límite del 70%; y Bush ha conseguido superarlo tres veces durante este año", explicó el director del sondeo de CNN, Keating Holland.

Bush es también más impopular que Richard Nixon después del escándalo de "Watergate", que le obligó a renunciar.

La gestión de Nixon (1969-1974) como presidente de EE UU fue mal vista por el 66%.

El actual mandatario estadounidense también abandonará la Casa Blanca con niveles de impopularidad más altos que su antecesor Bill Clinton (54%) e incluso peores que su padre, George H. W. Bush (60%).

También supera a Jimmy Carter (1977-1981), quien obtuvo una tasa de impopularidad del 59%.

Ánimo bajo

En este contexto, Obama tomará posesión como el 44 presidente de EE UU en un momento en el que el ánimo de la opinión pública ha alcanzado sus peores niveles.

Solamente el 16% de los encuestados considera que las cosas van bien en EE UU, uno de los peores porcentajes de la historia. Por contra, el 83% cree que el país va mal, lo que representa una de las cifras más altas desde que se elabora este sondeo.

"El desafío que enfrenta Obama nunca ha sido más grande. Ningún presidente ha llegado a la Casa Blanca con una peor percepción del país por parte de los estadounidenses. En los 34 años en los que esta pregunta se ha hecho a la gente, el porcentaje de los que creían que las cosas iban bien nunca ha caído por debajo del 20%", explicó Holland.

Ningún presidente ha llegado a la Casa Blanca con una peor percepción del país por parte de la opinión pública

Por ahora, Obama cumple con las expectativas de los estadounidenses, pues dos tercios de los encuestados ven con buenos ojos lo que ha hecho desde que fue elegido presidente de EE UU, y el 75% considera que hará un buen trabajo en la Casa Blanca.

Pero el optimismo se desvanece cuando las preguntas abordan la crisis económica, ya que seis de cada diez estadounidenses no tienen una idea clara de lo que hará Obama para mejorar la situación.

En un momento en el que Obama y su equipo han iniciado las tareas de la transición, el 57% piensa que el traspaso del poder se desarrollará de manera fácil y sin tensiones, mientras que el 39% afirma que será un periodo difícil.