El presidente estadounidense, George W. Bush, "no tiene problemas con que España esté en la cumbre" del G-20 en Washington el próximo 15 de noviembre. Así lo han confirmado este viernes fuentes de la Casa Blanca que aseguran que Bush aceptará lo que la Unión Europea quiera hacer acerca de la cesión del asiento francés a España.

"No tenemos un problema con España en general", declaró un funcionario que pidió no ser identificado. Por otro lado, la Casa Blanca dice que no se espera la asistencia de Barack Obama en la Cumbre.

Mietnras, Zapatero subrayó, tras el Consejo extraordinario de la UE este viernes en Bruselas, que la opinión de la Administración estadounidense es "importantísima" y la de la UE y de los países del G-20 "muy importante".

Zapatero insistió en "dar tiempo al tiempo"

Al ser preguntado por este asunto, insistió en "dar tiempo al tiempo" y en apelar de nuevo a la prudencia. Y ante las reiteradas preguntas de los informadores, como la que pretendía saber si tenía previsto hablar con Bush en relación con la cumbre del G-20, Zapatero, entre sonrisas, entendió el papel de los periodistas, pero instó de nuevo a esperar a que se desarrollen los acontecimientos.

El presidente del Gobierno explicó que ningún país de la UE ha expresado reticencia alguna a que España pueda estar en la cumbre de Washington, y ha precisado que en la reunión del Consejo europeo se ha debatido sobre contenidos, no sobre asistentes.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, había afirmado poco antes que él no tiene "ningún problema" en que España ocupe una de las dos sillas que le corresponden a Francia en esa cita, como miembro del G-8 y como presidencia de turno de la Unión Europea.