Pilar Casielles, instructora: “Cuando los mayores hacen Pilates les introducimos en un ciclo terapéutico muy beneficioso”

La práctica de Pilates es muy beneficiosa en la tercera edad.
La práctica de Pilates es muy beneficiosa en la tercera edad.
GTRESONLINE

Si existe un sistema de entrenamiento especialmente idóneo para las personas mayores ese es el Pilates. Su práctica puede iniciarse en cualquier momento, no requiere experiencia previa ni grandes esfuerzos y aporta numerosos beneficios, tanto físicos como mentales, en la tercera edad. De hecho, su propio creador, el alemán Joseph Pilates lo practicó hasta bien pasados los ochenta años.

Esta disciplina -que cuenta ya con un siglo de vida y combina el ejercicio físico, el control mental y la respiración- puede ayudar a las personas mayores a fortalecer el tono muscular, prevenir la osteoporosis, aporta equilibrio, aumenta la flexibilidad de músculos y articulaciones protegiéndolas de posibles fracturas o lesiones, mejora la postura y la alieneación del cuerpo, mejora la salud de la espalda, favorece el desarrollo del sistema circulatorio, ayuda a respirar correctamente... por no hablar de su enorme utilidad a nivel emocional y social para quienes la practican.

En estos días en los que aún dura el confinamiento, aunque ya se permitan los paseos, han surgido numerosas iniciativas solidarias con la tercera edad así como múltiples propuestas para incentivar la práctica de ejercicio y evitar el sedentarismo; en el centro madrileño Satnam no se lo han pensado dos veces a la hora de aunar ambos elementos, mayores y deporte, para ofrecerles la oportunidad de continuar la práctica de Pilates (o bien iniciarse en ella) a través declases online gratuitas y semanales.

“Una parte de nuestro alumnado es gente mayor y una vez que se inició el confinamientos les estábamos echando de menos en nuestras clases online. Así que empezamos a pensar cómo llegar a estas personas que, además de no contar ahora con esa movilidad básica que suele darse con el paseo diario, estaban encerradas y probablemente asustadas”, cuenta Mar García, propietaria del estudio.

Fue así, llamándoles uno a uno y haciendo correr la voz entre amigos y familiares de estos, como se ha organizado un primer grupo que se reúne todos los martes a las 12 de la mañana frente al ordenador, el portátil o el teléfono móvil para asistir a una de las clases de la instructora y fisioterapeuta Pilar Casielles. “Es verdad que había un reto tecnológico. Algunos nos decían que eran incapaces de hacer una videollamada, así que nos ofrecimos a ayudarles con la instalación del Zoom para que vieran lo sencillo que era y una vez perdido el miedo, asunto resuelto”, añade Mar.

Cuidado físico y, sobre todo, emocional

Abiertas a cualquier persona mayor sin que sea necesario ningún conocimiento ni experiencia previa con el Pilates ni ninguna equipación especial, las sesiones de 50 minutos están adaptadas con el objetivo de potenciar esa movilidad que tanto requieren en estos momentos: “Hemos hecho una una especie de mezcla de los conceptos básicos de ergonomía postural del Pilates, ejercicios de coordinación del equilibrio y respiración enfocados, sobre todo, al plano emocional y terapéutico para que resulten cero lesivos”, señala la profesora.

Las clases, además, invitan a la socialización, la evasión y el cuidado de las emociones en unos días en los que muchos mayores pueden sentirse especialmente solos o han visto muy mermadas sus relaciones sociales: “En momentos de confinamiento, los patrones posturales que tenemos son tan de miedo, de alarma y de contención que al final eso se traduce en que afecta a la salud mental y la emocional. Por eso es básico para ponerles en movimiento, que ellos se sientan cuidados y que la información que les entre por vía audiovisual no sea toda negativa sino que también sea esperanzadora y que les de vidilla para hacerles sentirse capaces de afrontar las circunstancias de la Covid”, explica Casielles. “Facilitando que estas personas se puedan mover y tengan otras cosas en la cabeza les introducimos en un ciclo terapéutico de prevención muy beneficioso para ellos”.

Según la monitora basta con apuntarse a una clase para convencerse de sus beneficios: “No es tanto convencerles como mostrárselo para que vean que son personas que tienen aún mucho que aportar y que aportarse a sí mismos. Lo que queremos es promover la actitud del sí, de estar abiertos a estas propuestas y no cortarse por edad ni circunstancias personales”, afirma la monitora. “Yo les diría que se animen porque en cuanto empiecen a moverse ese movimiento va a hacer que se encuentren mejor y estimulados para hacer más cosas” añade Mar.

Cualquier persona interesada en sumarse a las clases puede contactar con el centro llamando al móvil o enviando un whatsapp al 686361086.

La instructora Pilar Casielles durante una de sus sesiones de Pilates para mayores.
La instructora Pilar Casielles durante una de sus sesiones de Pilates para mayores.
CORTESÍA SATNAM
Mostrar comentarios

Códigos Descuento