Impulsar la venta de viviendas, el remedio contra la crisis que plantea el Gobierno

Zona de viviendas en construcción (R. SERRANO).
Zona de viviendas en construcción (R. SERRANO).
R. SERRANO
El Gobierno ha reconocido la necesidad de impulsar la venta de viviendas ante el parón del mercado por
la crisis, con una fuerte caída de las transacciones y de las hipotecas constituidas, y porque, según las previsiones del Ejecutivo, a finales de este año habrá 650.000 inmuebles en stock.

La construcción de nuevas viviendas se ha reducido a la mitad, según los datos de visados facilitados por el Ministerio de Fomento, dato que refleja el ajuste del mercado ante el exceso de casas sin vender que, según las previsiones del Gobierno, se tardará entre 1,5 y 2 años en ser absorbidas.

Ante este problema, el Gobierno quiere dirigir sus ayudas a los ciudadanos que desean acceder a una vivienda, pero que se ven perjudicados por la restricción crediticia, pero también pretende incentivar la compraventa ante el parón del mercado, según ha reconocido en el Congreso el vicepresidente segundo, Pedro Solbes.

Solbes explicó que la intención del Gobierno de ampliar en dos años el plazo para que los ciudadanos que tengan contratada una cuenta ahorro vivienda puedan adquirirla, aunque durante este periodo adicional no se beneficiarán de las desgravaciones fiscales, no va dirigida sólo a los contribuyentes sino que pretende impulsar la venta de viviendas. "Lo que más se necesita es vender viviendas", admitió el ministro de Economía y Hacienda.

Medidas para fomentar alquiler protegido

Por su parte, la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, anunció que el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2009-2012 (PEV) que aprobará con las comunidades autónomas la próxima semana establece, entre otras, líneas para fomentar las viviendas protegidas en alquiler, en venta y en alquiler con opción a compra.

No obstante, estas actuaciones no se limitan a generar viviendas de protección oficial (VPO) a costa del exceso de obra nueva de los promotores, sino que se pueden reconvertir en protegidos inmuebles usados del parque existente.

En este sentido, la ministra se muestra contundente: son los promotores los que deben asumir el "sacrificio" y ajustar sus márgenes para vender las viviendas que inconscientemente han construido por encima de las espectativas.

Un 58% menos de licencias para viviendas

Los promotores, por su parte, ya han reaccionado y según los datos del Ministerio de Fomento, los colegios de arquitectos técnicos concedieron 199.146 visados para construir viviendas nuevas en los ocho primeros meses del año, el 58,74 por ciento menos.

Este exceso de viviendas, junto a la reducción del capital prestado para constituir hipotecas, ha impulsado a la baja las transacciones de viviendas, que en el mes de agosto alcanzó las 37.744 operaciones, el 36,8% menos que el mismo mes de 2007.

La caída fue más brusca en el caso de las viviendas de segunda mano, cuya compraventa bajó el 47,3 por ciento (hasta las 17.747), en tanto que las de inmuebles nuevos cedió el 23,4 por ciento (hasta los 19.997), según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A la par, la constitución de hipotecas, según el INE, disminuyó en el mismo periodo el 37,2% hasta las 56.174, en tanto que el importe medio de las mismas cayó por séptimo mes consecutivo hasta situarse en los 137.657 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento