La pobreza es una amenaza real para una parte importante de la población
La pobreza es una amenaza real para una parte importante de la población (AGENCIAS). AGENCIAS

El crecimiento económico y del empleo en los últimos quince años no ha reducido la pobreza ni las desigualdades, ya que uno de cada cinco hogares españoles continúa viviendo bajo el umbral de la pobreza, que afecta de forma severa a medio millón de familias con problemas, además, de exclusión.

El Banco Mundial dio su última definición de pobreza como aquella en la que se encuentran quienes viven con menos de 1,25 dólares (1 euro) al día, aunque también se contempla el término de pobreza extrema o absoluta como la falta de ingreso necesario para satisfacer las necesidades de alimentación básicas. Adicionalmente, existe la definición de pobreza general o relativa, que es la falta de ingreso necesario para satisfacer tanto las necesidades alimentarias básicas como las necesidades no alimentarias básicas, tales como vestido, energía y vivienda

Según el VI Informe sobre exclusión y desarrollo social en España 2008 de la Fundación Foessa y Cáritas, casi la mitad de la población española sufrió en algún momento durante los últimos siete años algún periodo de pobreza, lo que sitúa a este sector como el colectivo más vulnerable ante la crisis económica.

España y el Reino Unido, donde más aumentan las tasas de pobreza permanente y crónica

España es, junto al Reino Unido, donde han aumentado más las tasas de pobreza permanente y de pobreza crónica (que es del 13,8%) y respecto a la pobreza transitoria, afectó al 42% de la población, en la que se incluyen personas que experimentaron dos o más episodios de pobreza durante siete años consecutivos.

Pobreza "de ida y vuelta"

Los resultados de Foessa confirman que España registra un alto porcentaje de pobres transitorios, en comparación con otros países que tienen niveles similares de pobreza e, incluso, con aquellos que registran tasas de pobreza más altas.

Este problema está relacionado con las singularidades de nuestro mercado de trabajo y suscita serios interrogantes respecto a las implicaciones de la flexibilización de los mercados de trabajo sobre el bienestar de las familias. Los datos del Informe indican que los contratos temporales suponen un incremento de la probabilidad de experimentar pobreza no sólo a corto sino también a medio y largo plazo.

Así destaca que sólo el 47% de la población no está afectada por alguno de los índices de exclusión social que analiza.

Las propiedades y los negocios, en manos de un 20%

En cuanto al grado de concentración de la riqueza, el informe destaca que casi el 80% de las propiedades inmobiliarias distintas a la vivienda habitual, el 88% de los negocios por cuenta ajena y más de un 92% de las acciones están en manos del 20% de los hogares más ricos.

El 47% de la población no está afectada por la exclusión social

Respecto a la vivienda, los hogares pobres destinan un 84% de sus ingresos mensuales a la compra de vivienda y, si se trata de alquiler, este esfuerzo supone la mitad de sus ingresos.

Los recursos empleados "resultan impropios"

Por otro lado, el informe denuncia que los recursos empleados en la reducción de la pobreza por parte de las administraciones "resultan impropios" para el nivel de desarrollo del país.

Así, las cifras del gasto social han tendido a la baja, con porcentajes sobre el PIB en la actualidad -cercanos al 20 por ciento- inferiores a los niveles máximos del primer tercio de los años 90 (24,4%).

El incremento de las prestaciones sociales ha sido "considerablemente menor" que el de etapas anteriores, y la intensidad protectora es hoy inferior a la de hace dos décadas.