La Guardia Civil aseguró el martes que el expediente abierto a los agentes no ha quedado paralizado y que el instructor de los mismos sigue por el momento con la investigación interna, que corre al margen de las diligencias practicadas por la jueza de Roquetas encargada del caso.

El martes comparecieron en la comandancia de la Guardia Civil de Almería los nueve imputados, en relación al expediente que se les abrió.

Tras la comparecencia, Antonio Suárez-Valdés, abogado de la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC), manifestó a los periodistas que el expediente había quedado paralizado. No obstante, por la tarde matizó que no lo está, pero que en breve lo estará ya que el instructor propondrá próximamente la paralización a la espera de la resolución judicial sobre el caso.

Durante su declaración del martes, los agentes, según el letrado, se remitieron a la declaración que ya hicieron en el procedimiento judicial.

El Ministerio del Interior incoó un expediente por dos faltas muy graves al teniente y ordenó suspenderle del servicio en sus funciones por tres meses como medida cautelar, aunque posteriormente, Defensa, valorando la gravedad de los hechos imputados, decidió ampliar la suspensión a seis meses.

Además, Interior también decidió suspender en funciones a los otros siete agentes y a un guardia alumno con tres meses de suspensión y les abrió un expediente por falta muy grave.

El Ministerio de Defensa decidió entonces ampliar la suspensión de los siete agentes -no procedió contra el guardia en prácticas- a seis meses.

NOTICIAS RELACIONADAS

  • Libertad provisional: para los nueve imputados
  • Tensión a las puertas de los juzgados
  • El abogado defensor: "Alonso dice tonterías"
  • Guardias civiles piden cese director general
  • Acusación solicita prisión para el teniente