El peruano Toledo capea crisis en su gobierno
Reuters Reuters

'No hay renuncia alguna, hay estabilidad en mi gabinete', dijo Toledo tras reunirse con el ministro de Vivienda, Carlos Bruce, quien amenazó con dimitir por discrepancias con Fernando Olivera, líder del partido que forma una coalición con el grupo oficialista y consejero más cercano del presidente.

Bruce, leal amigo de Toledo y uno de los líderes del partido oficialista, amenazó con dimitir si el gobierno no declaraba inconstitucional una ley regional en el sur del país que da luz verde a los cultivos de coca, base para la cocaína.

Perú es el segundo productor mundial de cocaína.

'Esto es parte de la democracia (...) quiero ofrecer satisfacciones por cualquier incidente que sucede en toda familia', agregó Toledo, obligado a improvisar un mensaje nocturno en el Palacio de Gobierno para despejar las dudas.

Las disputas detonaron durante el fin de semana una crisis en el gabinete, en el cual Bruce es el único que se ha mantenido firme desde que Toledo empezó su gobierno en julio de 2001. Primero fue ministro de la Presidencia, y desde 2002 es ministro de Vivienda.

DISPUTAS INTERNAS

El gabinete respaldó a Bruce en su oposición a la polémica ley, por temor a que promueva una explosión de cultivos de coca. Pero Olivera dio su apoyo a la norma impulsada por un correligionario, presidente regional del Cuzco.

Tras la amenaza de renuncia de Bruce, quien cosechó popularidad por un exitoso plan de casas baratas, Toledo dijo que nadie lo condiciona, lo que los analistas interpretaron como un abierto desplante al ministro a favor de Olivera.

Según analistas, ésta sería una señal contundente del poder que Olivera tiene en el gobierno, mientras crecían versiones de que sería nombrado canciller (ministro de Exteriores) en reemplazo de Manuel Rodríguez.

'Toledo ya ha puesto todos sus huevos en la canasta de Olivera, quien se ha convertido en el obvio poder detrás del trono', opinó el director del diario Perú 21, Augusto Alvarez.

Olivera, embajador de Perú en España y ex ministro de Justicia, ha aparecido últimamente acompañando a Toledo en actos públicos ubicándose delante de algunos ministros. Pero es impopular por su agresividad con otras autoridades y con periodistas.

La semana pasada, Olivera desairó a Bruce esquivándole el saludo y hace meses lesionó la mano de una periodista con la puerta de su auto al negarle una entrevista.*.