Educación resalta la dificultad del "rigor absoluto" en las evaluaciones por el confinamiento

La consejera de Educación, Carmen Suárez, ha afirmado este viernes que la evaluación final de los alumnos está condicionado por la situación actual de crisis sanitaria y la aplicación del estado de alarmo, por lo que ha instado a los centros a tener en cuenta el contexto "no favorable" para el alumnado. "El rigor absoluto como si fuera presencial no se puede y por tanto hay que cuidarlo", ha señalado.
Consejera de Educación.
Consejera de Educación.
GOBIERNO ASTURIANO.

Así lo ha indicado a través de unas declaraciones remitidas a los medios por el Gobierno asturiano tras reunirse telemáticamente con representantes de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres (FAPA) Miguel Virgós, FAPA Xixón, y de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos, Concapa Asturias.

En ellas, Suárez ha resaltado que el objetivo es que el alumnado aprende las competencias marcadas en los currículos educativos "y menos que se sienta calificado de una manera que le impida el paso de un curso a otros". Así, ha destacado que todos los centros deben tener en cuenta el contexto no favorable para el aprendizaje.

"El aprendizaje está condicionado, el rigor absoluto como si fuera presencial no se puede y por tanto hay que cuidarlo", ha afirmado, para destacar que las tareas que se marcan a los estudiantes deben estar bien pensadas y coordinadas, potenciando las competencias. Así, ha defendido que no solo sean para "estar ocupado en hacer fichas".

Del mismo modo, ha resaltado que desde el Ministerio y desde el propio Principado se va a facilitar el acceso a las redes del alumnado con problemas para tener acceso a una escolarización telemática, además del apoyo al alumnado con necesidades especiales. "Ningún alumno va a quedar desatendido", ha destacado Suárez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento