Di adiós a las fotocopias, toma apuntes

  • Con ellos el estudio es más fácil.
  • Deja márgenes, puntos y aparte y sintetiza.
  • Si te pierdes deja un espacio en blanco.
Un grupo de estudiantes, durante una clase. (ARCHIVO)
Un grupo de estudiantes, durante una clase. (ARCHIVO)
ARCHIVO

Los apuntes son la herramienta principal para un estudio eficaz. Buena parte de los universitarios pasan de las clases, conscientes de que contarán con la documentación necesaria para afrontar los exámenes. En eso tienen razón: actualmente existe un acceso ilimitado a cualquier información. Pero no es lo mismo.

Coger nuestros propios apuntes puede hacernos el estudio la mitad de fácil y rápido. No sólo se trata de tener a mano lo más importante de la asignatura, sino de avanzar de forma casi inconsciente en la absorción de conocimientos. El hecho de coger apuntes facilita el seguimiento de la explicación. Intentar transcribir lo más relevante de la explicación del profesor fuerza a pensar, reflexionar, comprender y sintetizar la información.

La propia práctica de escribir ya tiene efectos en la memorización de los contenidos. Cuando te pongas a estudiar te acordarás de haber recogido esos datos (la memoria visual es muy importante).

Recomendaciones

Escribe con tus propias palabras, pero respetando los términos específicos y las definiciones literales.

Deja márgenes, puntos y aparte, espacios y cambia de página cuando empiece un nuevo tema. Subraya sobre la marcha lo que destaque el profesor.

Si te pierdes, deja un espacio en blanco y continúa. Ya lo completarás una vez finalizada la clase.

Cuando el profesor no dicte, haz lo siguiente: escucha, entiende, sintetiza y escribe con tus palabras un resumen o lo más importante que has oído, pero sin olvidar los términos específicos y las definiciones literales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento