Un conductor de Metro es sancionado por tener sexo oral en la cabina de un tren

  • Mantuvo relaciones sexuales con un travesti.
  • Ocurrió el 29 de agosto entre las estaciones de Sol y Moncloa.
  • Está prohibido que alguien entre en cabina si no tiene autorización.
Un conductor de Metro de Madrid es sancionador por tener sexo en la cabina de conducción. (ARCHIVO).
Un conductor de Metro de Madrid es sancionador por tener sexo en la cabina de conducción. (ARCHIVO).
ARCHIVO

Sexo oral en el metro. Ocurrió el pasado 29 de agosto entre las estaciones de Sol y Moncloa de la línea 3 del metro de Madrid, cuando un conductor del suburbano practicó sexo oral con un travesti en la cabina del convoy que conducía. Según informa El Mundo, el conductor, de 45 años, ha sido sancionado con un mes de empleo y sueldo.

Indica el citado diario que fue el propio travesti quien denunció el caso ya que, según su versión, el conductor del tren se negó a pagarle. Al parecer, ambos acordaron practicar sexo en la cabina y quedaron en la estación del Sol.

Al llegar a Moncloa, el travesti reclamó el dinero acordado pero el maquinista no quiso pagar. Se produjo un momento de tensión en el que el travesti grito y empujó al conductor del metro llegando a arrancarle la placa identificativa, según la investigación. Llegaron a pelearse en el andén y fue cuando el conductor pidió ayuda a guardias jurados para calmar los ánimos. Mientras, el tren estuvo parado durante varios minutos.

"Falta muy grave"

El travesti no presentó la denuncia aquel día. Esperó a delatar lo ocurrido en las oficinas centrales de Metro de Madrid en Canillejas, donde se abrió un expediente para esclarecer los hechos. Se pensó al principio en despedir al trabajador por falta muy grave, ya que está prohibido que entre en cabina alguien no autorizado, pero se llegó a un acuerdo con el conductor que aceptó una sanción de empleo y sueldo durante 30 días por su negligencia, además de un apercibimiento de despido.

La compañía ha señalado a El Mundo que los pasajeros no corrieron ningún peligro en ningún momento debido a que "los trenes tienen sistemas de protección y conducción automática, que impiden cualquier imprevisto" que afecte a un conductor. Además, apuntan que sólo pueden sancionar a su empleado por introducir a una persona extraña en la cabina, pero no por lo que se hiciera dentro. De hecho, no hay constancia de lo que ocurrió durante el trayecto al no haber cámaras que registraran lo sucedido en el interior del puesto de conducción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento