Cada país del Eurogrupo decidirá el dinero que invierte en salvar su banca

  • La inyección de dinero se hará de forma limitada.
  • "No será un regalo a los bancos", ha dicho Sarkozy.
  • No dejarán que quiebre ningún banco importante.
  • El plan durará hasta finales de 2009 y fomentará la concesión de créditos.
  • La idea es seguir el modelo británico de rescate.
Líderes europeos del Eurogrupo en la cumbre de París. (FOTO: AGENCIAS)
Líderes europeos del Eurogrupo en la cumbre de París. (FOTO: AGENCIAS)
AGENCIAS

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la eurozona aprobaron capitalizar los bancos comunitarios en dificultades con fondos públicos y garantizar los préstamos interbancarios para reactivar este mercado, que en la actualidad se encuentra paralizado por la desconfianza entre las entidades, según las conclusiones de la cumbre celebrada este domingo en París.

Al termino de la misma, el presidente francés Nicolas Sarkozy ha dicho que permitirán una refinanciación bancaria "limitada" hasta finales de 2009 pero que las medidas no serán "un regalo para los bancos".

El plan acordado sigue el modelo diseñado por el primer ministro británico, Gordon Brown, y supone que cada Estado miembro actuará por su cuenta pero de manera coordinada con el resto de la UE. Por ello, en las conclusiones no se recoge ninguna cifra de cuánto costará esta intervención.

Así, tanto Alemania como Francia ya han anunciado que tienen previsto adoptar medidas en este sentido en los próximos días. Los líderes del Eurogrupo confirman su compromiso de "actuar de manera conjunta para restaurar la confianza y el funcionamiento adecuado del sistema europeo, con el objetivo de restablecer unas condiciones de financiación eficaces para la economía", señala el borrador.

Este enfoque coordinado de los países del euro pretende garantizar unas condiciones apropiadas de liquidez para los bancos, facilitar su financiación, que actualmente está paralizada, permitir una recapitalización eficaz de los bancos con problemas, y asegurar una aplicación flexible de las reglas de contabilidad para tener en cuenta las excepcionales circunstancias del mercado.

Estricta supervisión hasta 2009

Por lo que se refiere a la liquidez, los jefes de Estado y de Gobierno celebran la reciente decisión del Banco Central Europeo (BCE) y de otros bancos centrales de rebajar medio punto los tipos de interés hasta situarlo en el caso de la eurozona en el 3,75%. No obstante, piden a los bancos centrales que sigan estudiando "todas las vías posibles para reaccionar de manera flexible a las actuales condiciones del mercado".

En cuanto a la garantía de los préstamos interbancarios, los Quince aseguran que "actuarán de forma concertada y coordinada para mejorar el funcionamiento del mercado". El objetivo debe ser "solucionar los fallos concretos en las condiciones de refinanciación".

Finalmente, este esquema será limitado tanto en cantidad como en el tiempo, y se aplicará bajo una estricta supervisión de las autoridades financieras hasta el 31 de diciembre de 2009.

El texto de conclusiones reitera el compromiso de los Quince de no dejar que quiebre ningún banco importante para el sistema financiero, recurriendo a las recapitalizaciones con fondos públicos si es necesario.

Si un Gobierno decide inyectar dinero público en un banco deberá siempre salvaguardar los intereses de los contribuyentes y garantizar que los accionistas y los directivos asuman las consecuencias de la intervención. Además, cualquier intervención de emergencia debe ir acompañada de un plan de reestructuración.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento