Zapatero se reúne con el Rey
Zapatero se reúne con el Rey

En un lugar del archipiélago balear todavía sin concretar, y coincidiendo con la Cumbre Euromediterránea que se celebrará en Barcelona, tendrá lugar la primera reunión del grupo de alto nivel que, por expreso deseo de Annan, desarrollará esta iniciativa española, que cuenta con el apoyo de Turquía.

Intelectuales, personalidades de relieve internacional, ex-altos mandatarios..., -alguien citó el nombre de Clinton y Zapatero, sonriente, ni lo confirmó ni lo desmintió- formarán parte de él.

Reunión con el Rey

Casi hora y media duró el despacho de Rodríguez Zapatero con el Rey en su residencia del Palacio de Marivent, horas antes de que el presidente inicie este martes sus vacaciones en la isla de Lanzarote. "Tenía un compromiso con Canarias, adquirido en campaña electoral, y saben que me gusta cumplir con mi palabra", justificó la elección, tras veranear el año pasado en Menorca.

Tras su encuentro con don Juan Carlos -a finales de mes habrá otro despacho, seguido de una cena de los dos matrimonios-, el presidente del Gobierno compareció ante los periodistas, a los que aseguró que ve al Gobierno "con mucha estabilidad", pase lo que pase en Cataluña con la negociación del nuevo estatuto.

También anunció para el comienzo del nuevo curso político, en septiembre, una reunión en Moncloa con el lehendakari Juan José Ibarretxe, encuentro que le gustaría tener también con el líder de la oposición y presidente del PP, Mariano Rajoy. "Siempre estaré dispuesto", aseguró.

Rodríguez Zapatero siente "gran confianza" hacia Cataluña y sus ciudadanos, y por eso espera y desea que el consenso presida las negociaciones para la redacción del nuevo estatuto de autonomía, que no atraviesan por su mejor momento, con posturas discrepantes entre el PSC-PSOE y ERC, socios en el Gobierno de la Generalitat.

 "Apoyamos una avance en el autogobierno de Cataluña, por el bien de Cataluña y del resto de España, en el marco de la Constitución y que haya consenso", reiteró Zapatero, quien confía que el debate del nuevo texto estatutario en el Parlament se produzca bajo esas premisas, para su posterior discusión en las Cortes.

Cuando se le interrogó sobre la reciente reunión en Madrid entre líderes de su partido y del PNV, y comentó que "lo excepcional es no dialogar". Sobre los reproches que el PP hace al Gobierno por el recrudecimiento en las últimas semanas de la violencia callejera ("kale borroka") en el País Vasco, el presidente afirmó que "el único destino que tiene la violencia es su fin", sin distinción de ningún tipo.

El paro, por debajo de la media europea

Su despacho con el Rey -una tradición en agosto- tuvo un marcado contenido económico, ya que Zapatero informó al monarca sobre la evolución de la economía española en el último año, que se ha traducido en una situación de "fortaleza" y en unos síntomas de aceleración en su crecimiento.

Conseguir al final de la actual legislatura que la tasa de paro en España, del 9,3%, se sitúe por debajo del 8,8% de la media europea, y lograr en la siguiente la convergencia en renta per-cápita y que la deuda pública se sitúe en el 40% del PIB (ahora es del 46%) son objetivos "históricos" para el ejecutivo de Zapatero, de los que hoy informó al Rey.

Esa mejora de la economía, con un crecimiento de la ocupación que en el último año sumó 900.000 empleos más, ha repercutido en unas políticas que buscan una mayor justicia social, en políticas concretas de vivienda, becas o protección social, entre otras.

A Zapatero le parecen "bien", sin más, los resultados del último trabajo del CIS sobre intención de voto, "positivos" para el PSOE, pero al presidente le gusta "matizar" cualquier encuesta, además de recordar que en el horizonte no habrá elecciones hasta 2008.