El fiscal solicita 21 años de prisión para un hombre de Tomelloso (Ciudad Real), Pablo García Moreno, de 39 años de edad, que en noviembre de 2007 mató a su padre tras una discusión en una cena familiar en la que estaban presentes tres de sus hermanos que vivían también en la casa.

A través de una ventana desde donde vería a su padre sentado en un sillón hizo un primer disparo

El hombre está acusado de un delito de asesinato, por el que se le piden 19 años de cárcel, y otro delito de tenencia ilícita de armas, por el que se le solicitan dos años más.

Según se señala en el escrito de acusación, dado a conocer hoy por el fiscal jefe de la Audiencia Provincial, Jesús Caballero, sobre las 21.00 horas del 27 de noviembre de 2007, en el comedor de la vivienda, el padre y fallecido, Dionisio García Perona, recriminó que "ellos habían roto un tractor, reventando el bloque del motor al dejarlo al raso".

Pablo se sintió aludido y enfadado por este comentario y salió de la estancia, a la que regresó unos 15 minutos después para discutir de nuevo con su padre por unas liebres que había arreglado el acusado y abandonar de nuevo del comedor pronunciando la frase "voy a terminar una faena que tenía que hacer".

Según el relato de la acusación pública, Pablo se dirigió a su habitación donde tenía una pistola Royal, calibre 7,65 milímetros Browning y la cargó con ocho balas, guardándose otras 13 en los bolsillos. A continuación, regresó a la zona donde estaba la familia y, antes de llegar al comedor, en un pasillo, a través de una ventana desde donde vería a su padre sentado en un sillón hizo un primer disparo que le alcanzó en la región lateral derecha del cuello.

"Has cumplido tu destino"

Luego entró en el salón y amenazó a sus hermanos, a los que espetó "al que se levante o se mueva le pego dos tiros", disparó nuevamente contra el padre otras dos veces, una que le alcanzó en la región frontal izquierda y la otra que le atravesó en el orificio de la traqueotomía, tras lo que pronunció la frase "ya has cumplido tu destino".

Posteriormente, el procesado llamó al cuartel de la Guardia Civil de Tomelloso, comentado al agente de guardia que había matado a su padre, tras lo que fue detenido en poco tiempo. Por su parte, la familia, su madre y ocho hermanos en total que tiene, han manifestado su intención de no denunciar los hechos y renunciar a las acciones civiles que se pudieran derivar de ellos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CIUDAD REAL