Henry Paulson, secretario del Tesoro de EE UU
Henry Paulson, secretario del Tesoro de EE UU. EFE

El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, que la crisis financiera que está sufriendo su país "no va a terminar rápidamente" y todavía pueden quebrar más bancos" pese a la aprobación del plan de Bush, que pondrá casi medio billón de euros para que esto no ocurra.

Es crítico restaurar la liquidez y mejorar la estabilidad en nuestro sistema financiero

Paulson cree que esta reforma tardará aún algunas semanas en activarse y, en ese plazo, puede hundirse algunas compañías más. Aunque añadió que el Departamento del Tesoro está actuando con toda la rapidez posible

El secretario dijo que los mercados de EEUU e internacionales continúan bajo una "gran presión" debido a la falta de confianza en las instituciones financieras y pidió más cooperación global.

En su comparecencia, previa a la reunión del G7 que tendrá lugar este fin de semana en Washington, Paulson afirmó que "debido a esta extendida incertidumbre, los inversores se muestran reacios a comprometer capital para las instituciones financieras".

La crisis financiera no va a terminar rápidamente

El responsable de la política económica estadounidense añadió que "es crítico restaurar la liquidez y mejorar la estabilidad en nuestro sistema financiero".

El responsable del Tesoro celebró la rebaja coordinada de los tipos de interés decidida por varios bancos centrales, incluidas varias autoridades monetarias de Europa, así como China y la Reserva Federal (Fed) estadounidense.

Indicó que el que los bancos hayan adoptado esa extraordinaria medida es una señal "positiva" que muestra que los bancos centrales alrededor del mundo están "preparados para adoptar los pasos necesarios para apoyar a la economía global en estos momentos difíciles".

Destacó que es necesaria "paciencia" porque llevará tiempo el estabilizar los mercados, aunque dijo tener confianza en que EEUU superará los actuales desafíos.