Disturbios en Tailandia
Los antidisturbios tailandeses repelen a los manifestantes en Bangkok. EFE

Las autoridades sanitarias tailandesas elevaron este miércoles a 437 el número de heridos en las cargas policiales de ayer martes contra los manifestantes que cercaron la sede del Parlamento en Bangkok, y que también causaron la muerte al menos dos personas.

Algunos manifestantes han acusado a la Policía de usar pequeños explosivos

Desde la madrugada, efectivos del Ejército fueron desplegados en los aledaños de la sede del Legislativo, donde las fuerzas de seguridad intervinieron hasta en cuatro ocasiones para desalojar a los activistas de la Alianza del Pueblo para la Democracia (PAD) que querían impedir que se celebrara un pleno.

A primera hora de la mañana, los manifestantes se habían retirado y trasladado al palacio gubernamental, sitiado por los seguidores del PAD desde hace casi dos meses, mientras dos pequeñas bombas de fabricación casera fueron halladas y desactivadas cerca de la sede de la Cámara Baja.

La Policía aseguró que sólo empleó botes de humo y gas lacrimógeno, pero testigos y fuentes médicas indicaron que algunas de las heridas fueron causadas por pequeños explosivos, capaces de quebrar huesos y desgarrar tejidos.

Los manifestantes volvieron armados

Inicialmente y tras la primera carga policial, los manifestantes se retiraron del Parlamento, pero luego regresaron protegidos con cascos de motos y escudos arrebatados a los antidisturbios, y armados con palos, bates de béisbol, y barras de hierro.

Las dos víctimas mortales fueron una mujer de 20 años a la que impactó en el pecho un contenedor de gas lacrimógeno, y un hombre de 40 al que le estalló el explosivo que llevaba en el bolsillo cuando se hallaba delante de la sede del partido Chart Thai (Nación Tailandesa), uno de los socios del actual Gobierno de coalición.

Además, dos personas más perdieron una pierna y un total de 437 resultaron heridos, de los que unos 70 continúan hospitalizados por heridas de bala, contusiones e inhalación de humo, según fuentes médicas.