Un 55% de los usuarios de las bibliotecas de Barcelona son mujeres: la más joven tiene 3 meses y la más mayor 102 años

  • 25.000 personas pasan cada día por las bibliotecas de la ciudad.
  • El número de instalaciones ha crecido de 25 a 40 en casi dos décadas.
Carme Borràs, Xavier Pascual y Lea Viscarro. La usuaria más veterana, el usuario 1 millón y la usuaria más joven del Consorci de Biblioteques.
Carme Borràs, Xavier Pascual y Lea Viscarro.
SARA GIL

Lea Viscarro tiene tres meses y es la socia más joven de las Bibliotecas de Barcelona. "Ya tiene un par de libros en su habitación, aunque son de los de telas y de poca letra", dice su madre, Rocío Gordillo. Se une al más de un millón de personas que tienen el carnet de biblioteca en la ciudad.

Hoy se ha presentado en Barcelona el balance del Consorci de Biblioteques de Barcelona, creado en el 2001, y que tras 18 años analiza estos espacios literarios en cifras. Si en el año 2001 había 25 bibliotecas, ahora hay 40. "Esperamos llegar próximamente a las 42, con la apertura de la biblioteca García Márquez y la de Sarrià", apunta el teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Subirats.

Hace unos meses la comisión de empresa de los trabajadores de bibliotecas reclamaba, entre otras medidas, más personal y contratos "dignos". "Lo que no haremos, tampoco, será abrir nuevas bibliotecas con el mismo número de trabajadores", continúa Subirats.

25.000 personas diarias y mayoría de usuarias mujeres

"Cada día pasan por las bibliotecas 25.000 personas", apunta el gerente del Consorci de Biblioteques de Barcelona, Ferran Burguillos, una cifra que se mantiene entre el 2018 y el 2019. Las mujeres representan el 55% de las personas con carnet de usuario de biblioteca. Este año, además, se ha llegado al usuario con carnet número 1 millón, que es Xavier Pascual.

Entre los aspectos a destacar de la evolución en estas casi dos décadas está el aspecto de la informatización. El uso de las conexiones wifi creció en unos 35.000 personas entre el 2018 y el 2019 y el uso de los ordenadores de las instalaciones se mantiene en algo más de 600.000 anuales. Esto cifra en 1 millón de personas las que hacen uso de la informatización, via wifi o vía ordenadores de las bibliotecas.

En consecuencia, "los préstamos presenciales se mantienen, prácticamente, y los préstamos digitales crecen", continúa Burguillos. Como contraste están los clubs de lectura, "que siguen siendo actividades estrella en el Consorci de Biblioteques", apunta. En el año 2019, estas sesiones contaron con casi 20.000 visitas.

Las usuarias, de los tres meses a los 102 años

Si Lea Viscarro destaca como la usuaria más joven, Carme Borràs lo hace como la mayor. En su recorrido, 102 años. Su hija, Carmen Fernández, apunta que la decisión de hacerse el carnet la tomaron hace un par de años "porque con la edad que tiene, necesitábamos libros con letras muy grandes, que no puedes comprar en muchas librerías. Y sí, alguno hay".

Alguno, pero pocos. Ha leído a Montserrat Roig, por ejemplo. "Cuando leo algo sobre la guerra, por ejemplo, me emociona porque me hace recordar mucho", dice Carme Borràs. La lectura hace que los recuerdos que están dormidos en nosotros, despierten con fuerza.

Carme sonríe mientras se saca una foto con Lea en brazos. Y Lea, que ahora no entiende mucho de la situación, quizá sea amante del olor del papel dentro de unos años. "En casa seguimos leyendo mucho en papel. Ojalá sea lectora", dicen sus madres casi al unísono, Rocío Gordillo y Meritxel Viscarro. Casualidad, o no, Meritxel es bibliotecaria. Y casualidad, o no, su hija se llama Lea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento