Sede del grupo Hypo
Un hombre pasa frente a la oficina principal de la compañía Bienes Raíces Hypo en Munich (Alemania). EFE

El gobierno alemán y la banca privada acordaron un nuevo paquete de ayuda al banco hipotecario alemán Hypo Real Estate (HRE) -el segundo más importante del país- por valor de 50.000 millones de euros, según informaron fuentes de las negociaciones.

El ministerio alemán de Finanzas explicó que los bancos se han comprometido a conceder un crédito adicional de 15.000 millones de euros, que se suma a los 35.000 millones de euros a los que se comprometieron el Estado y banca hace una semana.

Hypo Real Estate estaba en un grave peligro de bancarrota tras el fracaso del primer intento de rescate, hace tan sólo unos días, cuando el grupo de bancos privados se retiró al conocer que las necesidades del banco hipotecario eran mucho mayores de lo anunciado.

La entidad, una de las 30 sociedades alemanas que cotizan en el índice DAX (el más importante del país), es incapaz de pagar por sí misma pagos pendientes de hasta 10.000 millones de euros. Su quiebra habría supuesto el hundimiento de las bolsas.

Vamos a responsabilizar personalmente a los culpables" Angela Merkel, canciller alemana

Tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, se habían opuesto inicialmente a la nacionalización del banco. Merkel indicó que, "en atención del contribuyente", e independientemente de que el Estado esté dispuesto a ayudar al banco en crisis, su gobierno pondrá en marcha "todos los instrumentos legales necesarios para responsabilizar personalmente a los culpables de la mala gestión".

El apoyo del Gobierno alemán a este segundo plan de rescate supone un cambio de rumbo en la política de Berlín ante la crisis financiera, que hasta ahora era menos activa. Una de las posibles causas es el temor a que Alemania sufriese una fuga de capital hacia Irlanda como la que ha empezado a producirse en el Reino Unido.

Más ayudas en el Reino Unido

Mientras, en el Reino Unido, el ministro británico de Economía, Alistair Darling, prometió este domingo "dar grandes pasos" para ayudar a bancos con problemas, con el fin de "estabilizar" el sistema financiero.

"Estamos estudiando algunos grandes pasos que no daríamos en una situación normal pero que ahora estamos dispuestos a dar", declaró Darling a la cadena pública británica BBC.

El Gobierno ya acudió al rescate de dos bancos en quiebra, Northern Rock (nacionalizado) y Bradford & Bingley (también nacionalizado, aunque vendido parcialmente al Banco Santander), y no descarta realizar nuevas intervenciones de este tipo.

En cadena

Además de Alemania y el Reino Unido, otros países de la Unión Europea han intervenido también en las últimas horas para rescatar entidades financieras atrapadas en la crisis de las hipotecas de alto riesgo, siguiendo el ejemplo del Gobierno de Estados Unidos.

Varios países de la UE han intervenido en las últimas horas para rescatar entidades financieras

Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo han salvado de la quiebra a la entidad belga-holandesa Fortis.

Por su parte, el Gobierno de Islandia acordó con el banco central del país la adquisición de una participación del 75% en el accionariado de una de las principales entidades de la isla, Glitnir Bank, mediante una inyección de 600 millones de euros (84.000 millones de coronas islandesas) ante los problemas de liquidez a los que se enfrentaba la entidad.

Las intervenciones ponen de relieve que lo peor de la crisis financiera está llegando a la UE tras el recrudecimiento experimentado las últimas semanas en EE UU y que las autoridades comunitarias empiezan a adoptar medidas más contundentes que en el pasado.