La Guardia Civil ha desarticulado una de las redes de narcotraficantes más importantes de España con la detención de 44 personas y la imputación de otras 11 y en la que se han incautado de más de 3 toneladas de hachís y 3 kilos de cocaína.

Disponían de vehículos con dobles fondos donde escondían la droga y que eran ocupados por mujeres y niños con sillitas
La operación, denominada "Centry-París", se ha desarrollado en Alicante, Málaga, Algeciras (Cádiz), Melilla, Granada y Jaén.

A la banda, dedicada al tráfico de drogas entre la Costa del Sol y la Unión Europea, se le imputan delitos de asociación ilícita, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos públicos, blanqueo de capitales, atentado a agentes de la autoridad, contra la seguridad del tráfico y robos con violencia.

Además de la droga, se han intervenido 16 vehículos, dos embarcaciones y cuatro motos náuticas para el transporte de la droga en los 11 registros domiciliarios practicados en Melilla y en diversas localidades de la provincia de Málaga, donde estaban asentados los miembros de la banda.

Totalmente desarticulada

Con esta operación, la organización ha quedado totalmente desarticulada, desde los responsables de la adquisición de la droga en Marruecos hasta los encargados de su distribución y venta al menudeo.

Las investigaciones empezaron en octubre de 2007 cuando el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil de Málaga averiguó que una persona de origen magrebí con amplio historial delictivo se había trasladado a la Costa del Sol desde su lugar habitual de residencia en Torrevieja (Alicante).

Los agentes detectaron que mantenía frecuentes contactos con personas relacionadas con el narcotráfico a gran escala, que estaban integradas en un grupo organizado.

Entre los detenidos hay 34 españoles, 13 marroquíes, cuatro franceses, un palestino, dos holandeses y un gibraltareño
La red tenía un importante número de integrantes, considerados muy peligrosos y que iban armados, y que disponían de vehículos adaptados con dobles fondos (que ocupaban parejas y menores con sus sillitas), embarcaciones semirrígidas y motos náuticas para transportar droga.

Una vida de lujo

Con lo que ganaban, los responsables de la organización adquirían importantes propiedades en sus países de origen y gastaban relevantes sumas de dinero en París en ropa, joyas y otros efectos de gran valor.

También viajaban periódicamente a Alemania para comprar vehículos de alta gama que posteriormente enviaban a sus familias en Marruecos.

De los detenidos e imputados, 34 son españoles, 13 marroquíes, cuatro franceses, un palestino, dos holandeses, y un gibraltareño.

El material intervenido está valorado en más de seis millones de euros.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD