Madres chinas esperan a que examinen a sus hijos
El pánico por el caso de la leche adulterada provocó colas en los hospitales chinos. REUTERS
Miles de madres chinas esperan durante horas en hospitales de todo el país para examinar si sus bebés han quedado intoxicados por leche adulterada con melamina, en un escándalo que crece día a día después de que este jueves se anunciara el fallecimiento de un cuarto niño.

El escándalo podría amenazar las exportaciones de alimentos chinos
La última víctima mortal fue confirmada por la Administración de Salud de Xinjiang, región del noroeste del país donde se han registrado 55 de los más de
6.200 casos de la intoxicación, un escándalo que ha vuelto a poner en duda la calidad de los alimentos chinos y que amenaza con afectar a sus exportaciones.

Con anterioridad se había informado de un fallecimiento en la provincia de Zhejiang (este del país) y dos en Gansu, los primeros casos de muerte de niños intoxicados, ocurridas en mayo y julio, aunque no se dieron a conocer hasta la semana pasada.

18 personas detenidas

Entretanto, la policía china anunció que ha detenido hasta el momento a 18 personas e interrogado a decenas por su supuesta implicación en la contaminación de leche de la firma estatal Sanlu, primera en la que se detectó la adulteración con melamina.

Una de las marcas implicadas era patrocinadora de los Juegos Olímpicos
La melamina es un compuesto químico prohibido para el consumo humano que da mayor consistencia a los líquidos y, al ser rico en nitrógeno, puede engañar los detectores del nivel de proteínas. Mezclada con la leche en polvo, ha causado problemas renales, como cálculos, a los bebés que la han consumido en toda China.

Una inspección nacional lanzada tras destaparse el escándalo descubrió que el 20% de los fabricantes de leche en polvo chinos utilizan el compuesto, entre ellos los dos principales del país: Mengniu y Yili, éste último patrocinador de los JJOO de Pekín, aunque no se detectó melamina en las partidas para los atletas.

Polémica internacional

El escándalo ha traspasado fronteras, pues aunque en un principio la marca con mayores niveles de melamina, Sanlu, dijo que no había exportado sus productos, nuevas productoras acusadas de adulterar su leche (Yashili y Suokang-Suncare) sí la vendieron a Myanmar (Birmania), Bangladesh, Gabón, Burundi y Yemen.

Taiwan ha detenido la importación de leche china
Las autoridades de Bangladesh ya han comenzado a analizar la leche importada de China, y también se investigan partidas en otros países aparentemente no afectados, como Corea del Sur.

Además, Taiwán detuvo la importación de leche de las marcas chinas implicadas y la empresa láctea danesa Arla paró su producción en China.