Los límites del humor, el caso Arny o el referéndum: Los Morancos se sinceran en 'Planeta Calleja' 

Los Morancos participan en 'Planeta Calleja'.
Los Morancos participan en 'Planeta Calleja'.
MEDIASET

El dúo cómico Los Morancos se apuntaron a un completo recorrido por Turquía en la emisión de Planeta Calleja que Cuatro ofreció este miércoles. A lo largo de su aventura, César y Jorge Cadaval se enfrentaron a los retos físicos que les deparó el viaje, pero también recordaron su trayectoria como humoristas o algunos acontecimientos que, para bien o para mal, marcaron sus vidas.

Los aventureros viajaron a Estambul, donde navegaron por el Bósforo y presenciaron una ceremonia derviche. Allí visitaron los emblemáticos edificios y monumentos de la ciudad antes de marcharse a la región de la Capadocia, donde hicieron una ruta en bici de montaña atravesando el Valle del Amor.

Finalmente, los sevillanos montaron a caballo por el Valle Rojo y el Valle Rosa, visitaron Derinkuyu e hicieron un trekking de 12 kilómetros en el Valle de Ilhara. Así, los hermanos disfrutaron de su periplo guiados por Jesús Calleja, a quien  abrieron su corazón a lo largo de los días. 

Entre el humor y la seriedad

Los de Triana recordaron sus inicios como dúo cómico, que se produjeron en Un, dos, tres... responda otra vez, aunque fue en el año 1986, en un programa de fin de año de RTVE, donde despuntaron: Los Morancos homenajearon a Rocío Jurado en presencia de Santiago Carrillo: "Todo el mundo se pensaba que éramos americanos", confesaron. A partir de ese momento, los números de Los Consejos de Omaíta los catapultaron a la fama.

Asimismo, subrayaron que no siempre llevan la sonrisa puesta: "Me encanta hacer de payaso. La palabra payaso no me ofende para nada, pero cuando hay que estar serio, hay que estar serio. Soy poco de llorar, me trago muchas cosas", reveló César. En este sentido, los humoristas confesaron que no son de lágrima fácil y que la última vez que lloraron fue tras la muerte de su hermano. 

Después opinaron sobre de los limites del humor y se posicionaron en defensa de la libertad de expresión. Ambos coincidieron en que siempre es mejor "reírnos de nosotros mismos" y tolerar los chistes desde el respeto: "A mí depende de cómo me llames maricón", advirtió Jorge.

Jorge Cadaval revive el caso Arny

Calleja aprovechó para charlar con Jorge sobre su homosexualidad: "Yo nunca he visto nada anormal en mí. No es una enfermedad, no estamos mal", opinó el cómico, que aseguró que "el amor no tiene color, sexo ni condición".

Por otro lado, el sevillano recordó el mal trago que pasó con el caso Arny, en el que fue vinculado con un escándalo de prostitución de menores: "Recibí amenazas de muerte", desveló. Y también contó que sus sobrinos estaban en el punto de mira: "Lo sufrí más por los míos que por mí", apuntó.

El humorista, entre lágrimas, dijo que su madre le apoyó en todo momento y que salió reforzado tras la pesadilla. Sin embargo, afirmó que no todos han cambiado su visión hacia él: "Para mucha gente todavía soy el pederasta", apuntó.

Los recuerdos de su familia 

Los Morancos recordaron a su familia y lo felices que fueron en su niñez. Con seis hijos, sus padres se esforzaron para que no les faltase de nada. De este modo, los dos se emocionaron al hablar de las pérdidas que sufrieron en los últimos años, que les obligaron a despedirse de sus padres y de sus dos hermanos: "Tuvimos una infancia maravillosa", le contaron al presentador.

Los cómicos también sorprendieron a Calleja hablando en catalán, un idioma que dominan gracias a su abuela. En la conversación también recalcaron que ellos nunca han dado su opinión acerca del referéndum de Cataluña, pero sí creen que se debería dejar a la gente dar su opinión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento