¿Cuándo es normal el dolor menstrual? ¿Cuándo debe preocuparnos?

  • Detrás de una regla muy dolorosa, pueden existir patologías ginecológicas, como endometriosis o miomas uterinos.
  • Si la dismenorrea aparece después de los 25 años o no cesa con medicación, es conveniente hacerse una revisión.
Dolor menstrual
Un tercio de las mujeres en edad fertil padecen dolor menstrual con regularidad.
GTRES

Las mujeres tienen muy asumido que es normal que la regla duela, y que incluso haya que tomarse algún de medicación para mantener ese dolor bajo control. Y no es de extrañar, pues la inmensa mayoría de las mujeres han tenido reglas dolorosas más de una vez y hasta un tercio lo sufren de manera habitual, sobre todo las adolescentes y las adultas jóvenes. Por tanto, además de habitual, la dismenorrea puede considerarse, según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, un problema de salud pública.

Sin embargo, no siempre debe silenciarse ese dolor sin más, pues, aunque tener molestias durante la menstruación es algo normal que no suele conllevar problemas más graves, en algunas ocasiones pueden esconder problemas ginecológicos más graves.

Por qué duele la regla

La dismenorrea consiste en un dolor intenso en la parte baja del abdomen o pélvica que puede irradiar hacia la zona lumbar y las piernas. Ese dolor puede ser aislado o ir acompañado de otras molestias, como vómitos, dolor de cabeza, diarrea a mareos. Suele aparecer el mismo día de la regla o un día ante y prologarse un par de días más.Aunque puede afectar a cualquier mujer en edad reproductiva, se sabe que lo hace más a las que fuman, beben alcohol durante el periodo, tienen sobrepeso y a las que tuvieron su primera regla antes de los 11 años.

En cuanto a las causas, hay que diferencias dos tipos de dismenorrea para determinarlas, por un lado, está la dismenorrea primera, que es aquella que afecta a las mujeres desde aproximadamente los seis y los 12 meses siguientes de la aparición de la primera menstruación. Afecta más en la juventud, va disminuyendo con la edad y no se asocia con ninguna patología, sino que es fruto de las contracciones uterinas que se producen durante la menstruación para expulsar el endometrio. Además, durante la regla, nuestro cuerpo segrega unas sustancias espasmódicas llamadas prostaglandinas, que aumentan la intensidad de la contracción y, por lo tanto, pueden producir o incrementar el dolor.

Además, existe otro tipo de dismenorrea, la secundaria, que suele aparecer después de los 30 años y en mujeres que ya han tenido hijos. Suele aparecer unos días antes de la menstruación, el dolor es más continuo y puede esconder alguna patología ginecológica, como endometriosis, miomas uterinos, pólipos, quistes ováricos, enfermedad inflamatoria pélvica, malformaciones, etc.

Cuándo preocuparnos por el dolor

El dolor menstrual siempre debe ser estudiado, sobre todo si es muy incapacitante e impide llevar a cabo las actividades diarias, y es que hay enfermedades, como la endometriosis (implantación del tejido endometrial fuera del útero) que pueden tardar años en diagnosticarse.

Si en la primera revisión ginecológica, después de la primera menstruación, se presenta dolor, el ginecólogo puede recomendar algunas medidas para paliarlo, como la toma de antinflamatorios o la prescripción de la píldora anticonceptiva si las molestias son severas.

Además, se deberá acudir al ginecólogo si:

  • El dolor es muy fuerte y persiste a pesar de la medicación.
  • Aparece de repente después de los 25 años sin haber tenido molestias antes.
  • Empeora de forma brusca y persiste en los siguientes periodos.
  • Tiene fiebre durante la menstruación.
  • Persiste después de haber finalizado la menstruación.
  • Además de dolor, las reglas son muy abundantes.
El dolor menstrual puede llegar a ser muy incapacitante y afctar incluso anímicamente a quien la padece.
El dolor menstrual puede llegar a ser muy incapacitante y afctar incluso anímicamente a quien la padece.
Pixabay

En estos casos, el ginecólogo realizará una serie de pruebas para determinar las causas que lo provocan, como ecografías, histeroscopias, análisis… Estas causas pueden ser ginecológicas, como las nombradas anteriormente, u otras relacionadas con el tracto urinario, enfermedades gastrointestinales, alteraciones músculo-esqueléticas o incluso trastornos que provoquen síntomas psicosomáticos.

Formas de aliviar el dolor

Las mujeres que padecen dismenorrea de forma periódica pueden ver mermada su salud e incluso afectar a su estado anímico, por eso es normal que busquen ayuda para aliviarlo más allá de medicarse cada vez que tienen la menstruación. En caso de que haya una enfermedad subyacente, el tratamiento será el propio de esa enfermedad.

En caso de una dismenorrea primaria, además de recurrir a la medicación, las mujeres que la padecen pueden:

  • Hacer ejercicio de forma regular, pues además de combatir el sobrepeso, hay estudios que aseguran que puede aliviar y prevenir el dolor.
  • Evitar tóxicos somo el alcohol y el tabaco.
  • Evitar los excitantes, como la cafeína.
  • Llevar una dieta equilibrada rica en frutas y verduras y bajas en grasas saturadas.
  • Dormir lo suficiente.
  • Llevar a cabo algún tipo de actividad relajante, como yoga o mindfulness, pues el estrés predispone a padecer mayor dolor menstrual.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento