El plan parcial de los Santos-Pilarica, donde esta previsto edificar 2.733 viviendas -1.172 de protección oficial (VPO)- no acaba de coger ritmo. El Ayuntamiento dio en marzo el permiso para poder construir y de las 15 constructoras de VPO, sólo cinco han empezado las obras, según informó ayer la nueva asociación de vecinos Santos-Pilarica.

Exactamente se están levantando 397 VPO, el 34% del total. Los miembros de la asociación expresaron ayer su preocupación porque los promotores están incumpliendo los plazos sin que las administraciones tomen parte. Además, recalcaron, todo coincide con la crisis que afecta al sector.

Larga espera

La espera va para largo si se tiene en cuenta que el primer sorteo de casas se hizo en septiembre de 2006. A todo ello se suma que, desde entonces, el precio oficial de protección oficial ha cambiado, así que unos pagarán su piso a 1.394 euros/m2 y otros a 1.576 euros/m2, sin IVA. Es decir, unos 19.000 euros más.

Otro de los asuntos polémicos que sigue sin solución es el hecho de que algunas constructoras obligasen a adquirir una segunda plaza de garaje cuando no es obligatorio. El pasado 5 de agosto, la Sociedad Municipal de Vivienda (VIVA) publicó en su página web un escrito aclarando, de nuevo, que las promotoras no pueden imponer la adquisición de un segundo garaje «lo que ha despertado a muchos», señalan en la asociación.

Los vecinos se reúnen el sábado

La nueva asociación de vecinos Santos-Pilarica ha convocado una asamblea general para este sábado, a las 10.30 horas, y otra extraordinaria a las 11.30 horas en el centro cívico Delicias. Los impulsores de esta organización confían en que se sumen nuevos socios y sirva de punto de partida para defender los intereses del nuevo barrio. También exigirán que los contenedores vayan enterrados, que el tren también pase soterrado, el uso adecuado de las parcelas dotacionales y la creación de instalaciones deportivas y culturales.

AFECTADOPILARICARafael Cofreces. Padre de afectada.

«De la alegría a la pesadilla»

«Todos nos alegramos cuando a mi hija le tocó la casa, pero ahora es una pesadilla. Al principio nos dijeron que tendríamos que pagar el 20% antes de la entrega de llaves y, sin aprobarlo en asamblea general, Covical (cooperativa) subió el porcentaje a 35%. Nosotros renunciamos y ahora no nos devuelven los 3.000 euros de la entrada».

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID