Chicote abandona 'El Tigris' tras recibir un duro desplante en 'Pesadilla en la cocina': "No he venido a hacer el canelo"

El chef Alberto Chicote, en 'Pesadilla en la cocina'.
El chef Alberto Chicote, en 'Pesadilla en la cocina'.
ATRESMEDIA

Alberto Chicote se enfrentó este jueves al reto de salvar El Tigris, el kebab regentado por Karim y Ana, un matrimonio preso del desánimo que le provocaba ver su negocio decaer. Tanto es así que el dueño, obcecado en cerrar el local, se resistió a la ayuda del chef, con quien protagonizó una tenso enfrentamiento. 

El primer kebab de la historia de Pesadilla en la cocina sorprendió al presentador: el local, de dos pisos, estaba aseado y los platos, aunque no eran de gran calidad, tenían un aprobado. Asimismo, El Tigris no recibía la aceptación de los clientes tras 16 años funcionando adecuadamente en la ciudad de Alcorcón.

No obstante, el transcurso de los servicios le proporcionó al chef la clave para salvar el negocio: la pareja, que contaba con la ayuda de sus dos hijos, debía cooperar para arreglar la desorganización que reinaba en el local. Y es que Ana quería sacarlo adelante, pero Karim únicamente pensaba en cerrar El Tigris.

Chicote casi se retira de El Tigris

Durante los servicios, Ana y sus hijos escucharon atentamente los consejos de Chicote, pero Karim no aceptaba las críticas, a las que reaccionaba riéndose: "Creo que la risa que tengo es de nacimiento", se justificó, aunque el chef no entendió dicha reacción: "¿Qué es lo divertido? Lo que quieres es joder El Tigris, te importa un huevo cómo salga esto", le recriminó, a lo que el dueño asintió. 

Karim también le pidió al cocinero que no le hablase mientras estaba trabajando: "¿No sabes hacer dos cosas a la vez?", le dijo. En tono sarcástico, Karim dijo que "eso lo hacen las mujeres", una afirmación que no le gustó a Chicote: "No generalices", le advirtió el chef, que opinó que "tiene un morro que se lo pisa". 

Pero la trifulca fue a más cuando los empleados también le dieron un toque de atención a Karim. "Te voy a preguntar una cosa, ¿tú te piensas implicar en el trabajo o te va a importar todo un huevo? Si es así dímelo y entonces no cuento contigo, porque yo he venido aquí a trabajar, no a hacer el canelo", le abroncó Chicote, a lo que Karim respondió: "Yo no te he obligado a que vengas".

"Eso es verdad", le contestó un atónito Chicote, que decidió marcharse del local. No obstante, todo quedó en un susto, ya que Ana le hizo entrar en razón. "Si me reclaman ayuda yo solamente reclamo que se me preste atención", apuntó antes de regresar al restaurante, donde, tras el susto, la situación empezó a mejorar.

Chicote consigue su objetivo

La familia se reunió en su casa con el conductor del espacio de Atresmedia para explicar cómo se sentían frente al negocio. Durante la conversación, Karim, emocionado, admitió que se había sentido solo en muchos momentos, lo que le había quitado la ilusión. Ante su sinceridad, todos decidieron poner de su parte para estar más unidos que nunca en su propósito de salvar El Tigris.

Dado el primer paso, el equipo de Chicote restauró el establecimiento y actualizó el menú. En el servicio de apertura la familia se prestó atención y trabajó con las pilas puestas para dar de comer a todos los comensales, lo que consiguieron con éxito. Por ello, el chef se marchó de El Tigris con buen sabor de boca. Además, Karim se disculpó por su actitud: "Chicote es un gran profesional", admitió. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento