Una modelo le roba más de 250.000 euros a su abuela con demencia senil

  • La también diseñadora se ha declarado culpable y ha sido fuertemente criticada en las redes sociales.
la modelo Emily Evans-Schreiber.
la modelo Emily Evans-Schreiber.
FACEBOOK

Una conocida exmodelo y diseñadora se declaró culpable de robo después de sustraer más de 230.000 libras (unos 265.000 euros) a su abuela, que tenía demencia senil.

Tal y como informa la BBC, después de quedarse sin empleo mientras vivía en Londres, a Emily Evans-Schreiber, de 38 años, le pidieron que ayudara a cuidar a su abuela materna, que tenía 90 años, en enero de 2018.

Evans-Schreiber, de Naseby, Northamptonshire (Inglaterra), pudo acceder a las finanzas de su abuela a través de una autorización hecha por la anciana.

De esta forma, durante un período de nueve meses, entre abril de 2018 y diciembre de 2018, la mujer realizó 42 transacciones por un total de 230. 251 libras de la cuenta de su abuela a la suya, que en ese momento tenía solo 40 libras.

La exmodelo se declaró culpable de robo en el Tribunal de la Corona de Northampton y recibió una sentencia, aunque no cumplirá condena porque es la única cuidadora de su hijo pequeño.

Durante el juicio, la diseñadora contó cómo gastó el dinero, viajando por todo el mundo, en hoteles de lujo, ropa de diseño y tratamientos cosméticos.

Su madre sospechó... y acudió a la Policía

Su madre, al extrañarse por ese lujoso estilo de vida, ya que todavía estaba desempleada y vivía en una casa que le había comprado en Naseby, contactó con el banco y posteriormente con la Policía, que obtuvo los extractos bancarios de la cuenta de la abuela y descubrió las transacciones a Evans-Schreiber etiquetadas como 'Facturas', 'Atención' y 'Ahorros'. Cuando los agentes registraron su casa encontraron "productos de lujo", incluidos zapatos de diseñador, ropa, bolsos y gafas de sol.

La víctima, quien murió recientemente después de ser diagnosticada con demencia en 2014, nunca se dio cuenta de lo que había sucedido

La defensa señaló que, aunque admitió haber robado el dinero, había dejado suficiente para el cuidado y las facturas de su abuela (alrededor de 5.500 libras).

En su sentencia, la jueza Rebecca Crane manifestó que su decisión había sido  "muy difícil", ya que la mujer es la única cuidadora de su hijo pequeño. Además, también dijo que Evans-Schreiber había sufrido depresión y pasó un tiempo en la Clínica Priory por su adicción al alcohol.

Evans-Schreiber, suspendida por dos años, también debe realizar 150 horas de trabajo no remunerado y asistir a un programa de tratamiento del alcohol durante seis meses. Además, tras salir el caso a la luz pública, ha recibido una oleada de críticas en las redes sociales, que condenan sus artimañas con su ser querido.

Según la misma información, la víctima, quien murió recientemente después de ser diagnosticada con demencia en 2014, nunca se dio cuenta de lo que había sucedido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento