Muchas parejas divorciadas se ven obligadas a seguir viviendo juntos por la crisis

  • Decenas de parejas no pueden permitirse una vivienda por separado.
    Les resulta muy difícil vender su casa en común, tardan una media de 8 meses en encontrar un comprador
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA
Una pareja, momentos antes de su boda.
Una pareja, momentos antes de su boda.
Decenas de parejas divorciadas de Zaragoza se ven obligadas a convivir bajo el mismo techo y algunas de ellas incluso se replantean su separación porque no consiguen vender su piso (se tardan en vender más de ocho meses de media) o no pueden permitirse comprar otra vivienda de forma individual.

Esta situación puede ser incluso violenta. «Cuando se prolonga la convivencia, los ex cónyuges se siguen viendo a todas horas y se ven obligados a establecer horarios para recibir visitas», asegura la abogada Patricia Alzate Monroy, especialista en derecho de familia. Ella misma ha asistido sólo este mes a una decena de casos de este tipo, situación que confirmaron otros abogados consultados por 20 minutos.

«Este fenómeno puede ir en aumento y los más afectados son los matrimonios que llevan unos tres años casados. Los casos empeoran si uno de los dos se queda en paro», añade Alzate.

En muchos casos, los bancos tampoco conceden una hipoteca a aquellos que ya han conseguido el divorcio y que por sus bajos ingresos no pueden compaginar el crédito y los gastos de su nueva situación.

Según los expertos, este obstáculo puede provocar un descenso en el número de divorcios a medio plazo. Los juzgados aragoneses tramitan una media de nueve divorcios cada día. Aun así, Aragón es la quinta comunidad que registra menos divorcios y separaciones. El año pasado se disolvieron más de 3.130 parejas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento