Las largas colas de espera para pedir cita para el médico han vuelto. El problema está, en concreto, en el de Centro-Gamazo donde hace tres meses se puso un sistema de cita previa telefónica con respuesta automática que ha provocado numerosos quebraderos de cabeza a los pacientes.

La realidad es que los usuarios de este centro son, en su mayoría, personas de avanzada edad y ellos no se entienden con el nuevo sistema. Ahora, responde al teléfono una máquina que indica una serie de pasos a seguir tecleando los números del teléfono o a viva voz. Este sistema no permite en ningún momento hablar con un operador.

La falta de comprensión ha provocado que desde junio, cuando empezó, se hayan registrado 259 reclamaciones por escrito y otras muchas de forma oral, según denunció UGT.

«Lo que está claro es que no funciona. Hay que pararlo cuánto antes», reconoció Luciano Sinovas, del equipo de atención primaria del sindicato. «No se puede permitir que la gente haga colas interminables», finalizó.

El problema, la falta de personal

La solución a este problema es, para UGT, volver al sistema anterior, pero no de la misma manera. En su opinión, para que no haya colapso es necesario más personal en ventanilla y al teléfono.

En la actualidad, la cita automática, que funciona 24 horas al día, sirve también para dar cita para médicos y enfermeras en el centro de Canterac. La intención de la Consejería de Sanidad es trasladarlo a los 17 centros de salud restantes de Valladolid.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID