El Comité de Convenio de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) acusó hoy a la compañía de recortar el servicio de 47 líneas de autobuses a partir del próximo lunes y despedir 81 conductores que fueron contratados en verano para reforzar el servicio.

Las líneas que reducirán su servicio pertenecen a cuatro cocheras (Horta, Ponent, Triangle, Zona Franca). El recorte de las 47 líneas supondrá la "reducción de un 7% del servicio", explicó un miembro del Comité de Convenio, Josep Garganté.

Los usuarios tendrán que esperar más en las paradas, dice el Comité de Empresa
Las consecuencias del recorte del servicio repercutirá en los usuarios del transporte, ya que "tendrán que esperar mucho más rato en la parada" y en los conductores. La gente tendrá que esperar mucho más en las paradas y "subirá caliente" al autobús, aseguró Garganté.

El Comité de Convenio también se manifestó en contra del despido de los 81 conductores que, como cada verano, TMB contrataba para reforzar el servicio. Pero, "a diferencia de años anteriores, en éste no se les ha mantenido el contrato", explicó Garganté.

No reforzarán el servicio

Añadió que parte de los conductores que se contrataban en verano, una vez acabada la época pasaban a formar parte del servicio de la empresa, y los datos personales de otros se guardaban en bases de datos en caso que TMB necesitase su servicio.

El Comité de Convenio criticó que este transporte público está "muy olvidado" y es el "hermano pobre" de la ciudad por parte del Ayuntamiento, y anunció que a partir del lunes aún estará "mucho peor".