Segunda noche de disturbios en la barriada de Roquetas donde murió un inmigrante

  • Los inmigrantes apedrearon una ambulancia que había ido a atender a un vecino, quemaron contenedores y levantaron barricadas.
  • Varios vecinos y un guardia civil resultaron heridos.
Una mujer sale de uno de los edificios incendiados en Roquetas.
Una mujer sale de uno de los edificios incendiados en Roquetas.
EFE
Los disturbios generados durante la madrugada del domingo en la localidad almeriense de Roquetas de Mar, tras la muerte por apuñalamiento de un senegalés de 28 años, se reanudaron sobre las 23.00 horas ayer domingo cuando un grupo de subsaharianos trató de apedrear una ambulancia.

Tras una tarde de aparente calma, la caída accidental de un vecino desató las alarmas al llegar a la barriada de "Las 200 viviendas" una ambulancia que pretendía auxiliarle.

En ese momento un grupo de subsaharianos trató de atacar al personal de la ambulancia a pedradas y botellazos como ya lo hicieron anoche con las fuerzas de seguridad y los bomberos, lo que motivó la intervención de la Guardia Civil y de la Policía Local.

Las patrullas policiales dispersaron a los pequeños grupos que se formaron con la orden de

intervenir de inmediato ante cualquier incidente, señaló la subdelegación del Gobierno.

Numerosas barricadas de contenedores ardieron en los accesos a las calles colindantes a la zona en la que durante la pasada madrugada se produjo la muerte de O.K. que fue apuñalado tras el enfrentamiento con un vecino.

La Policía acordonó el barrio e impidió el acceso a sus calles mientras se controlaba la situación.

Varios vecinos resultaron heridos y tuvieron que ser trasladados a centros sanitarios para atenderles en Urgencias. También un guardia civil acabó herido en la cabeza tras recibir una pedrada.

Mientras, las Fuerzas de Seguridad seguían buscando al autor de la puñalada que causó la muerte del senegalés la noche anterior.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento