Setenta videocámaras vigilan en la actualidad los espacios abiertos de los hospitales y centros sanitarios de la provincia de Granada como medida de seguridad ante posibles agresiones a los profesionales, que durante los siete primeros meses del año han sufrido siete físicas y 24 verbales.

La instalación de videocámaras es una de las medidas de seguridad y protección más utilizadas en los centros sanitarios de la provincia, donde también hay implantados 186 dispositivos de alarma o interfonos, 66 teléfonos y 42 timbres antipánicos, según la Delegación de Salud.

El resto de medidas de seguridad empleadas en los hospitales de la provincia pasan por el establecimiento de salidas alternativas en las consultas para su uso ante situaciones de riesgo -hay 23 habilitadas-, la contratación de vigilantes de seguridad (26) y otras como la instalación de arco detector de metales, detectores de movimientos, vidrio-espía y división con mamparas de cristal.

La implantación de estas medidas en los centros sanitarios granadinos ha supuesto en los tres últimos años (entre 2005 y 2007) una inversión de 6,5 millones de euros, a los que se sumarán los 2,4 millones que se prevé se habrán invertido a final de este año.

Agresiones

Entre los pasados meses de enero y julio, en la provincia de Granada se registraron 31 agresiones en el ámbito sanitario -siete físicas y 24 verbales-, lo que representa el 7% del total de casos en Andalucía durante ese periodo, en el que se produjeron 441 agresiones, de las que 104 fueron físicas y 334 verbales, según los datos del registro de agresiones, puesto en marcha en 2005.