Cuadro robado
Así han dejado el cuadro en cuestión. C. E.

El pasillo de la tercera planta del hospital Virgen Macarena está vacío, reina el silencio y uno de los cuadros expuestos en la pared tiene un agujero de unos 20 cm de ancho. Este es el panorama que se encontró, María José Pozo, enfermera del centro, al terminar su turno de noche.

El lienzo, una réplica de la obra de Emilio Sánchez Perrier , se titula Triana. Pertenece a la colección de reproducciones expuesta desde hace varios meses, y de forma permanente, en los pasillos y alas de este hospital sevillano. Su autor, Pedro Feria, fotografió para su diseño el óleo original que está ubicado en el Museo de Bellas Artes.

El hospital desconoce cómo ha ocurrido el suceso y quién ha sido: "parece que lo han cortado con un cúter o un cuchillo", cuenta a 20 minutos Chelo, otra empleada.

Algunos pacientes afirman que la noche anterior la obra estaba intacta, aunque advierten haber visto a un hombre paseando por este ala que "leía los carteles y hacía comentarios de los cuadros en voz alta", comenta el familiar de un paciente. Lo cierto es que el ladrón olvidó llevarse el resto del cuadro o quizás solo cogió la pieza que le faltaba.