María Ángeles Santos
La afectada muestra el burofax en el que le comunicaron su despido. V. GÓMEZ

María Ángeles Santos pensaba reincorporarse el lunes a su trabajo en una guardería de Sevilla Este, tras cumplir su baja por maternidad, pero no fue así.

El jueves pasado recibió un burofax en el que la dirección del centro, en el que ha trabajado nueve años (ocho con contrato indefinido), le comunicaba su despido por "motivos profesionales y personales". "Dicen que desde hace tiempo me he desentendido de la empresa", explica a 20minutos.es.

La guardería asegura que este despido se debe al "desinterés" que la ex trabajadora ha demostrado "desde hace tiempo"

María Ángeles supo que iba a ser madre de mellizas en mayo de 2007. Poco después, su ginecólogo le aconsejó que se diera de baja "dado el riesgo" de su embarazo y así lo hizo.

De hecho, en julio y agosto de 2007 estuvo ingresada en un hospital. "La dirección nunca me puso problemas con la baja", añade la afectada.

"Improcedencia"

La guardería reconoce en el burofax que envió a María Ángeles "la improcedencia del despido".

El abogado del centro, José Antonio Castaño, niega tajantemente que exista "discriminación" en este caso y apunta que en el mismo centro hay una empleada que se quedó embarazada y sigue trabajando.

La responsable de la guardería asegura que este despido se debe al "desinterés" que la ex trabajadora ha demostrado "desde hace tiempo".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA