Alquilaban sus permisos de trabajo a cambio de dinero. La Brigada de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Asturias ha detenido a 10 senegaleses que se dedicaban a alquilar sus permisos de residencia y trabajo a compatriotas en situación irregular para que estos, a su vez, se dieran de alta en la Seguridad Social.

A cambio, según informaron fuente policiales, recibían entre 100 y 150 euros al mes.

La investigación se inició a raíz de la denuncia formulada por un ciudadano senegalés, residente legal en este país, en la que manifestaba haber sido víctima de un delito de usurpación del estado civil.

La investigación se inició a raíz de la denuncia falsa de un ciudadano senegalés

Denuncia falsa
Al parecer, el hombre descubrió que había tres personas más con su identidad cuando una empresa había pretendido contratarle y darle de alta ante la Seguridad Social.

Las investigaciones concluyeron que se trataba de tres personas de origen africano a quienes el propio denunciante había alquilado su permiso de residencia a cambio de un pago mensual de 150 euros.

 Cuando consiguió trabajo, maquinó esta denuncia falsa para conseguir su alta en la Seguridad Social.

Fue detenido como presunto autor de los delitos de denuncia falsa y usurpación del estado civil junto a otras 9 personas.

Tras ser puestos a disposición judicial, 9 fueron puestos en libertad y otro ha sido trasladado al Centro de Internamiento de Valencia para su expulsión.

Uno de los detenidos ha sido trasladado a Valencia para su expulsión
Además, se ha determinado la existencia de 8 altas irregulares en la Seguridad Social bajo identidades falsas.

En lo que llevamos de año, la Policía Nacional ha detectado 16 casos de usurpaciones de estado civil, siendo en su práctica totalidad "plurialtas" en la Seguridad Social.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN