Vecinos de 11 urbanizaciones del municipio de Altea se han unido a la red de alerta y colaboración policial impulsada desde junio por el Ayuntamiento para
evitar posibles robos en sus viviendas.

La iniciativa ha sido organizada tras varias reuniones para articular vías de comunicación e implicación entre los vecinos y los cuerpos de seguridad.

La concejala de Seguridad Ciudadana, Patricia Mora, se ha mostrado satisfecha por la acogida de esta propuesta y ha explicado que el objetivo es que los residentes estén alerta de los vehículos que circulan por las calles y los movimientos extraños que observen para avisar a la Policía antes de que se produzcan los robos.

"No se trata de hacer patrullas ciudadanas, aunque el objetivo sí es alertar a los cacos de que están en territorio hostil y no pueden campar a sus anchas", ha aclarado.

Disuadir a los cacos

Una placa con el distintivo de Vecinos Cooperando, título de este programa, se ha instalado en todas las urbanizaciones adscritas a este plan con el fin de "disuadir a quien acude a perpetrar algún delito", ha precisado la edil.

"Las comunidades de residentes extranjeros son muy favorables a este tipo de iniciativas que se están aplicando con éxito en algunos municipios costeros de la Vega Baja, por eso hemos importado el modelo", ha explicado.

Las urbanizaciones Jardines de Alhama, Alhama Springs, El Paradiso, Las Mimosas, Sierra Altea I y II, Sierra Golf, Urlisa I y II, Galera de las Palmeras y Altea la Nova son las que integran la red de cooperación ciudadana.

La concejala y el jefe de Policía Local, Herminio Navarro, han mantenido varias reuniones de trabajo para articular las vías de comunicación e implicación entre los vecinos y los cuerpos de seguridad, mientras otras urbanizaciones se han interesado por la iniciativa y estudian incorporarse, según fuentes municipales.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE