La Diagonal de Barcelona vuelve a tener problemas con las luces de Navidad

La instalación de las luces de Navidad en la Diagonal se ha quedado a medias.
La instalación de las luces de Navidad en la Diagonal se ha quedado a medias.
Associació Diagonal Barcelona

Después de que en 2018 la avenida Diagonal de Barcelona, una de las más importantes de la ciudad, se quedara sin luces de Navidad porque la empresa que debía instalarlas quebró, este año la vía vuelve a tener problemas con la iluminación. Mientras que el resto de calles de la capital catalana la estrenaron el pasado jueves 28 de noviembre, una parte del tramo de esta arteria que debía lucir alumbrado navideño todavía no lo tiene y en la otra está instalado a medias. El motivo, explica Àlex Miró, gerente de la asociación de comerciantes Diagonal Barcelona, es un "retraso" de la compañía proveedora.

Está previsto que la avenida tenga luces entre el paseo de Gràcia y la plaza Francesc Macià, pero por el momento solo las tiene entre paseo de Gràcia y Muntaner, donde están por completar, pues se han colocado unas guirnaldas luminosas, pero faltan unas lámparas que serán las principales protagonistas. En el tramo entre Muntaner y Francesc Macià no hay aún ningún tipo de iluminación navideña.

"Estamos preocupados", afirma Miró, que sin embargo confía en que todas las luces, que han supuesto una inversión de unos 40.000 euros -los comerciantes pagan la mitad y el Ayuntamiento la otra mitad- estén instaladas esta semana, como les ha prometido la empresa proveedora. Lamenta, sin embargo, que buena parte de la vía se haya quedado sin ellas durante el fin de semana del Black Friday. "Las luces de Navidad afectan al estado de ánimo porque transmiten alegría y predisposición a salir a la calle y a comprar", dice.

También apunta que aunque el Consistorio "se ha interesado" por lo que está sucediendo, "no puede ser que toda la responsabilidad" a la hora de que el alumbrado se instale a tiempo "recaiga en los comerciantes". Por ello, explica, han pedido al gobierno municipal "la creación de una mesa de trabajo para reinventar la celebración de la Navidad" el año que viene.

"El Ayuntamiento debería ayudar más e invertir más", considera Miró, pues apunta que "Barcelona es una ciudad oscura que no cambia durante estas fiestas", que se celebran de una manera "acomplejada". "No hay voluntad política de hacer una buena Navidad como la de París o Londres", añade, y reclama que "parte de la tasa turística se destine a promocionar la capital catalana en temporada navideña y a mejorar el alumbrado".

"La Navidad debería ser un elemento más de la marca Barcelona, como Gaudí", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento